Estocolmo. Al participar en el tradicional brindis organizado por el rey Carlos Gustavo de Suecia por la entrega del Premio Nobel en sus distintas disciplinas, el escritor peruano Mario Vargas Llosa dijo que tras recibir el galardón aún “está desconcertado y sin saber si sueña o está despierto”.

El Premio Nobel de Literatura se definió como “un contador de historias” y narró su propia historia tras se informado de que recibiría el reconocimiento.

“Todavía sigue allí, desconcertado, sin saber si sueña o está despierto, si aquello que vive lo vive de verdad o de mentiras, si esto que le pasa es la vida o es la literatura, porque los límites entre ambas parecen haberse eclipsado por completo”, señaló.

Recordó que desde niño le gustó leer historias y muy joven comenzó a escribir sus propias narraciones, dijo Perú.com.

“Gracias a los libros de aventuras que leía, descubrí una manera de escapar de la pobre casa, del pobre país y de la pobre realidad en que vivía, y de trasladarse a lugares maravillosos, espléndidos, con seres bellísimos y cosas sorprendentes donde cada día, cada noche, significaba una manera más intensa, aventurera y novedosa de gozar”, rememoró.