Una huelga de jugadores impidió el inicio del primer campeonato de la temporada de fútbol 2012-2013 en Bolivia, previsto para el fin de semana, en un conflicto anunciado que amenazaba con golpear incluso a la selección nacional.

La huelga fue declarada por los Futbolistas Agremiados de Bolivia (Fabol) en protesta por la falta de solución a un conflicto salarial entre el club Oriente Petrolero de Santa Cruz y el jugador internacional Juan Carlos Arce, quien ahora milita en Bolívar de La Paz.

El sábado fue suspendido a último momento por orden de la Fabol el primer partido del torneo, en el que el recién ascendido Petrolero de la provincia Gran Chaco debía visitar a Real Potosí. Los otros cinco partidos, programados para el domingo, fueron también cancelados, dijo Fabol.

El problema con Arce era el único conflicto pendiente por salarios devengados en el caótico fútbol boliviano, luego de que otros 48 casos similares fueran resueltos en la última semana en maratónicas negociaciones entre clubes y jugadores propiciadas por la Fabol, presidida por el ex internacional Milton Melgar.

"La culpa es de un club, hay una deuda que simplemente tiene que ser pagada (...) y no podemos dejar un caso en el aire, eso sería discriminar", dijo Melgar al justificar la protesta contra "la irresponsabilidad de algunos dirigentes", según fue citado el domingo por diarios locales.

La Liga del Fútbol Profesional dijo en un comunicado que se reuniría de emergencia el lunes para decidir el futuro del torneo, que debería concluir en diciembre clasificando a un representante boliviano para la Copa Libertadores de América.

"Vamos a reprogramar los partidos, pero si esto se prolonga demasiado podría afectar gravemente al trabajo de la selección", dijo a reporteros el presidente de la Liga, Mauricio Méndez.

El conflicto se desató menos de una semana después de que el español Xabier Azkargorta aceptara volver a dirigir la selección boliviana después de dos décadas, asumiendo la casi imposible misión de clasificar al país altiplánico a la Copa del Mundo de Brasil 2014.

Azkargorta, quien llevó a Bolivia al Mundial Estados Unidos 1994, advirtió en días pasados que el torneo liguero le dejaba muy poco tiempo para preparar la selección que actualmente está penúltima en la eliminatoria mundialista sudamericana.

El conflicto entre Oriente Petrolero y Juan Carlos Arce parecía de difícil solución, pues el jugador reclama el pago de una deuda de US$63.000, en tanto que el club reconoce una obligación de sólo US$2.300, según medios locales.