El cierre de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 se realizó este domingo con una ceremonia de clausura dedicada a la música, la moda y el arte británico, así como un homenaje a los 16 días de actividades deportivas.

El espectáculo se inició con el sonido de las campanas del "Big Ben", mientras que en la cancha del Estadio Olímpico,se reproducían algunos de los lugares más tradicionales de la capital británica.

La ceremonia, que estuvo a cargo de Kim Gavin, buscaba destacar la creatividad en las artes británicas.

La música como hilo conductor. La fiesta arrancó con puntualidad inglesa y en la partida del recital estuvieron el grupo de percusión Stomp y el posterior ingreso de la banda Madness con su emblemática "Our House".

A partir de entonces, el rock británico copó la escena con canciones eternas: Imagine (con John Lennon en pantalla gigante y un coro de niños en el estadio), Rapsodia Bohemia (de Queen) y George Michael cantando, en vivo, su clásica Freedom.

Hubo más, mucho más: los Pet Shop Boys; One Direction; Liam Gallagher y su nueva banda, Bread Eye (tras la disolución de Oasis), con Wonderwall; Annie Lennox (ex Eurythmics) y hasta la reunión de las cinco Spice Girls, entre ellas Victoria Adams, la esposa del futbolista inglés David Beckham.

Entre un show increíble de luces y colores tuvo lugar el ingreso de las delegaciones, cada cual con su bandera.

Los deportistas de todo el mundo vivieron la fiesta al pie del escenario, cuatro pasillos cruzados hacia los costados y los extremos del campo de juego que simbolizaron la bandera británica; y, como el público, se emocionaron con los videos que revivieron los mejores momentos de la competencia y con la presencia del guitarrista y el baterista de Queen, Brian May y Robert Taylor, que hicieron en vivo "Nosotros te conmoveremos".

Antes, la imagen del cantante de Queen, Freddie Mercury, en las pantallas gigantes del estadio sacudió los recuerdos.

Arribo de Brasil. La ceremonia siguió con la entrega de la bandera olímpica a la delegación brasileña, que en ocho minutos hizo una presentación de lo que le espera al mundo dentro de cuatro años.

Del breve acto tomaron parte la cantante Marisa Monte, el rapero Bnegao, el ex futbolista Pelé y hasta Renato Sorriso, el sonriente barrendero público del sambódromo de Río que se ha convertido en uno de los iconos ineludibles del Carnaval y de la ciudad.

Palabras del presidente del COI. Por su parte, al cerrar oficialmente los Juegos de Londres, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Jacques Rogge, declaró que fueron un festival feliz y glorioso de empresa deportiva.

"Estos fueron Juegos felices y gloriosos", dijo Rogge ante los aplausos de atletas y espectadores que colmaron el Estadio Olímpico con capacidad para 80.000 personas en el este de la capital británica.

"Ustedes han demostrado al mundo lo mejor de la hospitalidad británica", señaló el belga en su discurso de clausura.

Rogge alabó al Comité Organizador de Londres, a los voluntarios que trabajaron durante la justa deportiva de 17 días y a los espectadores y público "por darle a estos Juegos la banda de sonido".

También exaltó la actuación de los competidores, diciendo que se habían ganado la admiración de una audiencia mundial por su compromiso con el "fair play", respeto por sus rivales y gracia tanto en la derrota como la victoria.

"Mucha gente joven se volcará a la práctica del deporte o seguirá sus sueños", agregó Rogge, al entregar los Juegos a Río de Janeiro en 2016.

"Y ahora, según la tradición, declaro concluidos los Juegos de la Trigésima Olimpiada y pido a la juventud del mundo a juntarse dentro de cuatro años en Río de Janeiro para festejar los Juegos de la Trigésimoprimera Olimpiada", concluyó.

El discurso del presidente del COI es siempre seguido con máxima atención por los organizadores del evento y otras ciudades que se postulan a ser elegidos como anfitriones de futuros Juegos Olímpicos.

El cirujano belga, que se retirará en 2013 tras 12 años como presidente del COI, había dicho que los Juegos de Beijing en 2008 estuvieron "realmente excepcionales" y que los de Atenas en 2004 fueron unos "inolvidables Juegos de ensueño".

*Con información de Télam, Andina y Reuters