Santiago. El técnico argentino Marcelo Bielsa renunció este viernes a la selección chilena luego de tres meses de incertidumbre por su permanencia en el cargo, días después de que el presidente de la asociación de fútbol local había dado por segura su continuidad en el equipo.

Bielsa dio a conocer su determinación en una concurrida rueda de prensa en la que por primera vez atendió a los periodistas en el complejo Juan Pinto Durán, donde entrena la selección y que adoptó como lugar de residencia en Chile.

"Quiero decir que he decido renunciar a mi puesto de entrenador de la selección chilena de fútbol", dijo Bielsa.

"Este jueves tomé la decisión que les comunico y hoy renuncié. Yo coincido y lamento lo de la telenovela y el hastío y el cansancio. Pero yo no me siento responsable de eso", agregó en relación al largo proceso respecto a su continuidad que comenzó en noviembre.

El técnico había anunciado que a fines de enero daría a conocer la decisión sobre su continuidad en el equipo, que él mismo puso en duda en medio de las frustradas elecciones de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) en noviembre cuando condicionó su permanencia a los resultados de la votación.

La demora en su respuesta llevó a que el presidente de la ANFP, Sergio Jadue, anunciara el miércoles que el técnico seguía en funciones, al no haber presentado su dimisión en el plazo que se le había dado para adoptar una decisión.

"El motivo por el que decido renunciar es por la forma de actuar que ha tenido él desde que asumió. Hizo todo lo necesario para que yo renunciara", aseguró Bielsa.

"Otro motivo por el que renuncio es porque no me fue posible saber quién poseía la autoridad (...) Yo pensé que la autoridad la tenía el presidente, después los tres clubes grandes, después los 32 clubes", agregó.

La renuncia de Bielsa se da cinco meses antes de la disputa de la Copa América en Argentina, en la que Chile integrará el Grupo C, junto a México, Perú y Uruguay.

Según medios de prensa, los principales candidatos para suceder a Bielsa serían sus compatriotas José Néstor Pekerman y Claudio Borghi.

De acuerdo a los medios locales, en las últimas semanas Bielsa habría desistido de un ofrecimiento de 10 millones de dólares por temporada para dirigir en Qatar.

Luis Faúndez, miembro del directorio de la ANFP, calificó la renuncia de Bielsa como un escenario poco ideal para el fútbol chileno y reconoció que ahora deberán abocarse a la búsqueda de un reemplazante de categoría.

"Es malo, no tan caótico, pero hay que buscar un buen entrenador (...) Después de que él dijo que iba a tener una conferencia de prensa ya se preveía su renuncia", afirmó el dirigente.

Antesala a la renuncia. El técnico argentino había dado claras muestras de distanciamiento con la nueva directiva de la ANFP, que asumió en enero en reemplazo del ex presidente de la entidad, Harold Mayne-Nicholls, con quien Bielsa llegó al equipo en agosto del 2007 y luego renovó su contrato hasta el 2015.

Un día antes de las elecciones de la ANFP, el 4 de noviembre, Bielsa afirmó que por una serie de diferencias no seguiría en el cargo si triunfaba el español Jorge Segovia, quien finalmente derrotó a Mayne-Nicholls.

Sin embargo, luego Segovia resultó inhabilitado para asumir en la entidad y a inicios de enero Jadue ganó en la repetición de las elecciones como integrante de la misma lista del español y con el respaldo de los clubes "grandes" del fútbol local.

"Creo, y ojalá me equivoque, que con el tiempo el fútbol chileno no le va perdonar a los actuales concesionarios de los clubes Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile las consecuencias de este escenario que han creado, mas aún teniendo en cuenta los motivos por lo que lo hicieron", dijo Bielsa.

Colo Colo, Universidad Católica y la "U" se alzaron como los articuladores de la oposición que derrotó a Mayne-Nicholls en las elecciones de la ANFP, al considerar que daba un exceso de protagonismo a la selección y perjudicaba sus intereses en la repartición de los recursos de la ANFP.

El técnico descartó haber retrasado la entrega de su decisión para conseguir el despido y obtener una indemnización de unos 12 millones dólares, y criticó constantes filtraciones a la prensa desde la ANFP con el fin de indisponerlo contra el público, como cuando se reveló su suelo.

"Quiero agradecer a quienes me permitieron trabajar en el fútbol de este país. A los futbolistas, a los compañeros más cercanos", dijo Bielsa al término de su alocución.

"Considero mis tres años y medio en Chile como un regalo de la vida. Aprendí a amar la vida también estando aquí (...) A los futboleros y, si se me permite, a los chilenos en general, quiero decirles muchas gracias", agregó visiblemente emocionado antes de abandonar el recinto.