El ex futbolista chileno Elías Figueroa, tres veces elegido el mejor jugador de América, afirmó el viernes que evalúa ser candidato a la presidencia de la FIFA como alternativa al actual mandamás de la entidad, el suizo Joseph Blatter.

El ex defensor chileno dijo que la opción surgió tras la petición de un grupo denominado FIFA Change, que busca un cambio en la entidad en las elecciones del 1 de junio.

"Esto surgió por un grupo de Inglaterra y de otros lugares de Europa que querían presentar a alguien como candidato a la FIFA y me estaban llamando a mí para integrar un comité, que después determinó que yo era la persona más idónea como candidato", dijo Figueroa a Reuters.

"En realidad yo no quería que se supiera esto, pero la noticia surgió. Recién el lunes o martes voy a dar una respuesta, y si acepto voy a revelar quienes son los que me apoyan", agregó.

Figueroa, quien como futbolista brilló en el Peñarol de Uruguay y el Internacional de Porto Alegre Brasil, dijo que el grupo que lo respalda habría conseguido el patrocinio de una federación afiliada a la FIFA para validar su candidatura, como también el respaldo económico para su postulación.

El ex defensor chileno, que jugó tres Copas del Mundo, reconoció que en caso de aceptar la propuesta afrontará una tarea complicada.

"De aceptar sé que me enfrentaré a un escenario bastante difícil, pero nada es imposible (...) Sé que se han hecho cosas muy buenas en el fútbol pero uno también tiene algunas propuestas", afirmó Figueroa, quien entre 1974 y 1976 fue elegido el mejor futbolista de América.

Blatter ha afirmado que buscará la reelección para los próximos cuatro años y, en caso de ganar, que optaría por alejarse del cargo en el 2015.

El dirigente suizo deberá enfrentarse en la elección al qatarí Mohamed Bin Hammam, presidente de la Confederación Asiática de Fútbol, quien ha decidido postularse al cargo.

Blatter asumió como presidente de la FIFA en junio de 1998, en reemplazo del brasileño Joao Havelange -quien permaneció 24 años a la cabeza de la entidad y del cual fue su mano derecha-, en un proceso salpicado de dudas por el respaldo final de algunas asociaciones africanas que habían comprometido su apoyo al sueco Lennart Johansson.