Zúrich. El organismo rector del fútbol mundial, la FIFA, describió la detención de seis de sus principales figuras por acusaciones de soborno como un "momento difícil", pero dijo que su presidente, Joseph Blatter, no renunciará y que las próximas Copas del Mundo seguirá adelante como estaba previsto en Rusia y Qatar.

"Sin duda, es un momento difícil para nosotros", dijo el portavoz Walter De Gregorio. "Es un momento duro para nosotros. Pero esto es bueno para la FIFA. Confirma que vamos por el camino correcto. Duele. No es fácil. Pero es el camino correcto a seguir", agregó.

De Gregorio agregó que la elección del presidente de la FIFA, donde se espera que Blatter obtenga un quinto mandato, procederá esta semana como estaba previsto, diciendo que los arrestos no están relacionados con la votación.

La policía suiza detuvo a algunas de las figuras más poderosas del fútbol mundial el miércoles, anunciando una investigación criminal sobre la adjudicación de las próximas dos Copas del Mundo y sumiendo en el caos al deporte más popular del mundo.

Entre los detenidos no se incluye a Blatter, el jefe suizo de la FIFA, pero se encontraban varios funcionarios justo por debajo de él en la jerarquía de la organización deportiva más rica y poderosa del planeta.