Santiago. El fútbol chileno se encuentra al rojo, luego que el directorio de la Asociación Nacional de Fútbol (ANFP) inhabilitara al presidente electo de la entidad, Jorge Segovia.

Segovia, de nacionalidad española, ganó las elecciones del fútbol chileno a un exitoso Harold Mayne-Nicholls, quien debería dejar su cargo a comienzos de 2011. El triunfo del ejecutivo arrastró la renuncia del también ovacionado seleccionador nacional, el argentino Marcelo Bielsa, lo que desató fuertes críticas en contra del dirigente ibérico.

El directorio de la ANFP, que sesionó desde las 12.30 horas de este lunes, decidió inhabilitarlo por 4 votos contra 1, por lo que el caso derivará al Tribunal de Honor de dicha instancia.

Una Comisión Jurídica (organismo de consulta) de la misma entidad ya había estudiado el caso del español, entregándole el visto bueno para asumir la conducción de la ANFP.

Los cuestionamientos al dirigente, más allá de la fuerte polémica que lo enfrenta con la sociedad chilena por la salida de Mayne-Nicholls y Bielsa, se generaron tras conocerse un artículo que se incluye en los estatutos de la ANFP, el cual prohíbe que las personas que son directores o dueños de una institución, e incluso familiares directos, firmen un contrato con algún club.

En el caso de Segovia, se descubrió que su club, Unión Española, sí firmó convenios comerciales con la Universidad SEK, multinacional de la educación superior de la cual es su dueño. Mientras que Segovia se defiende afirmando que SEK es una coporación de derecho privado, lo que la eximiría de estar dentro del rango de acción del mencionado artículo.

El Tribunal de Honor de la ANFP está integrado por Alejandro Ascui (presidente), Nicolás Abumohor, Milton Juica, Agustín Prat y Patricio Muñoz.