Londres. Gran Bretaña podría tener que convocar a más soldados para custodiar los Juegos Olímpicos, dijo este miércoles el gobierno, después de que un fallido reclutamiento de guardias por parte de una empresa privada dejara una brecha de seguridad y arruinara los sueños de Londres de contar con una organización impecable.

El fiasco de seguridad y las dudas sobre el desempeño del sistema de transporte de Londres para manejar a la oleada de visitantes han ensombrecido un evento que el gobierno aún espera dé a Gran Bretaña una razón para celebrar mientras sufre los efectos de una recesión.

Los augurios no eran buenos mientras atletas de todas partes del mundo llegaban a Londres esta semana, y algunos expresaban su frustración a través de Twitter con los retrasos del transporte, en momentos de una enorme cobertura de los medios sobre temas de seguridad.

Y luego de meses de lluvias e inundaciones, los Juegos ya se ganaron el apodo de "Olimpíadas empapadas" por la prensa británica.

"Hay desafíos y el Ejército se ha apresurado a ayudar y los felicito por eso", dijo a periodistas el primer ministro David Cameron durante una visita a Afganistán. "No les digamos Olimpíadas empapadas, digámosles grandes Olimpíadas", agregó.

El debate se inició cuando la firma de seguridad G4S dijo que no podía cumplir con su promesa de proveer 10.400 guardias de seguridad para el evento, exponiendo al Gobierno a acusaciones de mala planificación.

Para llenar la brecha, el Ministerio de Defensa convocó a unos 3.500 soldados adicionales -muchos de ellos que recién regresaron de Afganistán- para llevar la contribución de las fuerzas armadas británicas a 17.000 efectivos.

"Seamos claros, si G4S no cumple con su contrato iremos por el dinero para asegurarnos de que ayuden a pagar por el personal militar que tiene que ser convocado", sostuvo Cameron.

La última víctima de la red de transporte de Londres fue la ceremonia de apertura de los Juegos, cuyas actividades fueron recortadas para evitar una estampida durante la noche en busca de trenes y buses, dijeron funcionarios y reportes de medios.

Una osada actividad en bicicleta fue cancelada luego de los ensayos y algunos reportes sugirieran que el evento fue removido por temor a que los controles de seguridad no pudieran lidiar con los más de 60.000 espectadores estimados.

Previsto para ser observado por una audiencia televisiva mundial de miles de millones de personas, el evento del 27 de julio intentará recrear escenas de los idílicos campos británicos e incluye unos 10.000 participantes, 12 caballos, tres vacas, dos cabras y 10 gallinas.

"Necesitamos asegurarnos de que este espectáculo se realice a tiempo, asegurarnos de que los espectadores regresen a casa en el transporte público", dijo un portavoz de los Juegos.

Sin embargo, funcionarios en el propio estadio negaron que la remoción estuviera basada en temores por la seguridad y el transporte.