Santiago. La aventura del Rally Dakar ha alentado a un grupo de empresarios chilenos a dejar la rutina y formar el primer equipo local en cuadriciclos, categoría en la que buscarán en enero próximo amagar el reinado en la carrera de los argentinos Marcos y Alejandro Patronelli.

El Dakar se caracteriza por incluir a una gran cantidad de competidores aficionados, entre los que se incluirán en esta versión a los ejecutivos chilenos del equipo "Can-Am X Chile Rally Team", y en una categoría en la que cuentan con destacadas participaciones en las competencias locales.

El equipo lo integran Rodrigo Ramírez, gerente comercial de Motor Doo, representante chilena de la canadiense BRP Can-Am; Francisco López, gerente de operaciones de Synapsis, una filial de le generadora eléctrica Endesa; y Emiliano Fuenzalida, gerente de proyectos de Cuminnis, una distribuidora local de equipos mineros.

"Se ha hecho harto ruido con esto, que son gerentes de empresas o empresarios que están tomando esta iniciativa no como profesionales, sino como un 'hobbie' que va a ser muy difícil", dijo Ramírez a Reuters, líder del campeonato local en cuadriciclos.

"La verdad es que nosotros estamos muy abocados a nuestros trabajos y no vivimos de las motos, pero sí nos apasiona mucho este tema. Durante este año llevamos alrededor de 12.000 kilómetros de recorrido", dijo López a Reuters, quien suma seis temporadas dedicado semiprofesionalmente a correr en cuadriciclos.

El Dakar se disputará entre el 1 y 16 de enero próximos por tercer año consecutivo por Argentina y Chile, luego de que amenazas terroristas impidieron su realización en Africa en el 2008, donde la prueba se había organizado desde 1979.

En la historia de la carrera, considerada como la más dura y peligrosa a campo traviesa, han muerto unas 50 personas entre espectadores y pilotos, además de constantes accidentes en la ruta.

Fuenzalida, campeón de Chile en cuadriciclos en el 2009, reconoce que como equipo adoptarán en un inicio ciertos resguardos, para luego escalar en la clasificación general tras el día de descanso en la ciudad chilena de Arica el 8 de enero.

"Vamos a tratar de mantener un ritmo constante de carrera, rápido, pero trataremos de no andar al límite. Sobre todo las primeras etapas, vamos a cuidar muchos las motos y a nosotros, cosa de llegar al día del descanso sin problemas, y luego de esto tratar de hacer un mejor papel", afirmó Fuenzalida.

"Ahora que se acerca la fecha del Dakar la familia ha empezado a asumir los riesgos que esto implica. Nosotros como pilotos sabemos que esta es una actividad muy riesgosa y el Dakar es muy riesgoso, pero de todas ellos nos apoyan", agregó.

Arrimarse a hermanos Patronelli. La inversión de los tres pilotos chilenos, que en promedio bordean los 30 años, alcanza a unos US$ 350.000 dólares, mientras que corredores profesionales como los argentinos Patronelli cuentan con presupuestos de unos US$ 150.000, monto que se triplica al sumar asistencia en la ruta, afirmó Ramírez.

La experiencia de Marcos Patronelli, subcampeón con Can-Am en el Dakar 2009 y campeón este año, escoltado por su hermano Alejandoro -ambos en máquinas Yamaha-, hace difícil igualarles, aunque se luchará por acerarse a sus desempeños, dijo Ramírez.

"Sería irresponsable decir que les vamos a ir a ganar a los Patronelli, pero sí creo que se puede hacer algo importante si conseguimos llegar los tres. Si hacemos eso podemos dar una sorpresa y estar dentro de los 10 primeros", afirmó el raidista.

Una de las novedades para el próximo Dakar será que los pilotos podrán activar el GPS recién a 400 metros de los puntos de paso obligatorio, a diferencia de los 3 kilómetros de la edición pasada, lo que equipararía además la competencia, afirmó López.

"Efectivamente los Patronelli tienen más recorrido que nosotros, viven de las motos y sin ir más lejos vienen de ganar el Rally de Los Faraones (Marcos) y están en otro nivel. Pero este año el Dakar va a ser muy diferente y puede haber sorpresas", aseveró.