Es lo que en México llamarían “toda una norteña”: alta, fuerte, de ademanes firmes y a veces rudos. Nació y creció en Ciudad Juárez y, tres días después que le practicaran su primera cesárea, volvió a trabajar.

Angélica Fuentes, la novena CEO de Latinoamérica, según el ránking de América Economía, es también la encargada de pastorear al “Rebaño Sagrado”, las Chivas Rayadas del Guadalajara, conocido también como “el equipo del Pueblo”. Según Rogelio Roa, especialista en marketing del deporte, los actuales subcampeones de la Copa Libertadores de América son “la marca más importante de este país, sólo por debajo de la Virgen de Guadalupe y la selección nacional de fútbol”.

Fuentes reconoce que sabe muy poco de este deporte: su equipo favorito son los Dallas Cowboys, pues todos los días cruzaba la frontera con Texas para estudiar. En materia deportiva no interviene, pero es quien tiene el poder. “En la administración de un equipo de fútbol debe haber gente que sepa de administración”.


En Chivas había mucho gasto y desorden, algo que cambió con su llegada. El equipo trabaja con números negros y emprendió su proyecto más ambicioso, el estadio Omnilife, donde las Chivas juegan desde julio de 2010 como local. La idea es que opere como gran detonador del top of mind de la marca.

“No puedo decir que nos va muy bien y que estamos llenando el estadio, porque eso se ve. Pero lo acabamos de inaugurar. Además, en el Omnilife estamos teniendo entradas muy similares a las que tenía el Jalisco (el estadio anterior del club). Traje a un par de personas, muy conocedoras de otros grupos, para que generen rentabilidad en el estadio”. Además de fútbol, Fuentes contempla realizar también conciertos, eventos particulares, y ¿por qué no?, alguna pelea de box o un partido de la NFL. Sin embargo, a menos de un año les han llovido críticas de parte de la afición rojiblanca.

Como “buena norteña” Fuentes viste ropa fina pero sobria, usa las uñas cortas y un esmalte poco llamativo. Su máxima es que a las empresas se les reestructura y a la gente se le capacita. Como ejemplo de desarrollo humano pone a Javier “Chicharito” Hernández, un jugador que salió de su cantera y hoy es la sensación del Manchester United.

“Chicharito es el tipo de líder que Chivas quiere formar, un referente que yo como mamá quiero que mi hijo siga”, dice Fuentes. Se trata de generar seres humanos maravillosos y no sólo jugadores con dos buenas piernas”.

Fuentes inició su carrera empresarial en la línea de fuego. A los 11 años su padre, Valentín Fuentes Varela, la mandó a llenar tanques de gasolina, revisar niveles de aceite y llenar de aire los neumáticos en el negocio familiar, Gasera Imperial. Hoy es una empresa que factura US$ 1.000 millones y de la que Fuentes fue directora, hecho que le valió el sobrenombre de la Reina del Gas.

Su llegada a las Chivas pasó por ejercer como CEO de Omnilife, la cadena de productos y suplementos alimenticios fundada por Jorge Vergara.

“Cuando llegué le dije a Jorge: yo necesito la confianza total para hacer funcionar las cosas, y en la medida que dé resultados seguiremos avanzando”, dice Fuentes. “Cuando no haya resultados, sin que me digas nada pasaré a retirarme”.

No sólo ha funcionado. Fuentes compró el 43% de las acciones de la empresa y se casó con Vergara. Hace poco tuvieron su primera hija, a quien le pusieron Valentina en homenaje al abuelo. Todo en familia.