La Paz. Pese a que no clasificó a la Copa del Mundo, Bolivia tendrá una representación del más alto nivel en el torneo que comenzará este viernes en Sudáfrica: el presidente indígena Evo Morales, según se anunció este miércoles.

La agencia estatal de noticias ABI dijo que el mandatario reveló en la noche de este martes su decisión de aceptar una invitación para asistir a la ceremonia y partido inaugurales del Mundial de fútbol.

"Acepté la invitación después de muchas dudas", dijo según ABI el gobernante, un apasionado del fútbol que lidera una larga campaña de Bolivia para que se le permita seguir jugando en la altura de La Paz, a 3.600 metros sobre el nivel del mar, partidos internacionales del popular deporte.

Aún con esa ventaja, la selección boliviana de fútbol tuvo un pobre desempeño en el torneo eliminatorio sudamericano para Sudáfrica, en el que terminó penúltima.

Morales anunció que partirá este miércoles y retornará a La Paz este domingo, previéndose que aproveche su estadía en Sudáfrica para reunirse no sólo con las autoridades de ese país sino también con otros jefes de Estado que acudirían al inicio del torneo mundial.

"Con Sudáfrica tenemos algo parecido", comentó Morales, quien trata de poner fin a siglos de exclusión política, social y económica de las mayorías indígenas de Bolivia, en un proceso que él mismo comparó con el que lideró Nelson Mandela contra el Apartheid en el país africano.

En la inauguración del Mundial "van a estar cerca de 60 presidentes del mundo y, a veces, en esta clase de eventos aprovechamos para tener reuniones bilaterales de interés para nuestros pueblos", agregó el primer presidente indígena boliviano.