Asunción. El futbolista paraguayo Salvador Cabañas volvía a las canchas este jueves para entrenar con un plantel profesional por primera vez desde que recibió un disparo en la cabeza que lo dejó al borde de la muerte hace un año en México.

Cabañas, ídolo de la selección paraguaya y del club mexicano América, entrenará con el plantel principal de Libertad, campeón del Torneo Clausura y uno de los equipos más importantes del fútbol paraguayo, dijo el director técnico Gregorio Pérez.

"Es un orgullo contar con él. Queremos aportar todo lo que podamos para beneficiarlo en su recuperación", dijo el uruguayo Pérez a la radio 970 y agregó que la presencia de Cabañas será también una gran motivación para sus jugadores.

"Estamos dispuestos a que él pueda estar diariamente con nosotros pero tenemos que tener conocimiento para llevar a cabo las tareas que pueda realizar. Es importante para su recuperación que él se vea participando", agregó Pérez más tarde a la emisora Primero de Marzo.

El jugador recibió el disparo tras una discusión en el baño de un bar de la capital mexicana en el mejor momento de su carrera y tuvo un largo proceso de rehabilitación que comenzó en México y continuó en Buenos Aires y Asunción.

Allegados al futbolista de 30 años, que todavía tiene alojada la bala en la cabeza, han revelado en varias ocasiones su deseo de volver a las canchas.

Cabañas terminó su vínculo con el América tras cerrar recientemente un acuerdo económico en el final de un largo reclamo que llegó al Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) y denunció por estafa a su ex representante, José María González, quien se encuentra preso desde finales del 2010.

Su esposa dijo que la familia pasaba por dificultades económicas y que Cabañas no podía viajar a México hasta que solucione una deuda con el fisco que podría dejarlo entre rejas.

En enero, las autoridades mexicanas anunciaron la captura de José Jorge Balderas, el hombre que supuestamente le disparó.

Actualmente reside junto a su familia en la capital paraguaya.