Gdansk. Un periódico alemán escribió recientemente que en una España golpeada por la crisis, con políticos desacreditados y una familia real desprestigiada, la única figura de autoridad que mantiene el respeto de la nación es el entrenador de la selección de fútbol, Vicente del Bosque.

Del Bosque pareció incómodo cuando le consultaron por la opinión del diario en una conferencia de prensa celebrada el domingo y el técnico restó importancia al significado que tenían él y su equipo.

Sin embargo, el hecho es que muchos españoles que están padeciendo la crisis tienen profunda necesidad de una alegría como la de ganar la Eurocopa, y Del Bosque es el hombre que puede dárselas.

El paro, particularmente entre los jóvenes, está aumentando cada vez más, los bancos han tenido que ser rescatados y el país está cada vez más en peligro de necesitar un rescate completo.

"Nosotros sólo somos unos jugadores, y yo, un entrenador que intenta hacer bien mi trabajo", dijo el salmantino de 61 años.

"Por supuesto que queremos representar a nuestro país de la mejor manera posible, pero nada más que eso", agregó.

El delantero Fernando Torres, uno de los jugadores más populares del equipo, habló sobre la crisis económica de España en una conferencia de prensa previa y dijo que sus compañeros y él sabían bien cómo algunos de sus compatriotas estaban sufriendo.

"Nosotros hablamos de fútbol, sabemos cómo está el país porque tenemos familia y amigos que lo pasan mal, y escuchamos lo que dicen los aficionados cuando vienen a los entrenamientos a mirarnos", señaló Torres.

"Si esto (ganar la Eurocopa) puede ser una vía de escape es un motivo extra para nosotros. Ojalá podamos dar una alegría a toda España en tiempos complicados. Poner una sonrisa en la cara en momentos que no son fáciles es una motivación extra", añadió.

España ocupa la primera posición del Grupo C de la Eurocopa con cuatro puntos junto con Croacia, su próximo rival el lunes en la última jornada del grupo.

Italia, que juega ante la ya eliminada Irlanda, es tercera con dos puntos y se despedirá de la Eurocopa si España y Croacia empatan con un resultado de dos goles o más.