La adopción de la “muerte civil” para prevenir los actos de corrupción dentro del Estado es una medida “dura” y novedosa dentro del orden legal peruano, señaló el representante de la Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza, Gastón Garatea, quien destacó la iniciativa en el combate a este flagelo.

En declaraciones a la agencia Andina, indicó que esta medida tiene el respaldo de todos los sectores políticos y civiles que forman parte del Acuerdo Nacional (AN).

Saludó en tal sentido, la adopción de este mecanismo -recientemente reforzado a través de un decreto legislativo emitido desde el Ejecutivo- así como el compromiso suscrito por el foro político el pasado jueves, de no permitir que en los partidos políticos entren personas sentenciadas por corrupción.

“Hemos tomado la decisión unánime de avanzar todos juntos”, manifestó.

Garatea indicó que si se ha acordado celebrar una segunda reunión del Foro del AN sobre el tema de la lucha anticorrupción es porque en temas como estos “nunca se llega al fin”.

“Seguiremos redondeando (las propuestas) y veremos también el tema de la formalización”, adelantó.

La Mesa de Concertación de Lucha Contra la Pobreza, al igual que otras entidades de índole social y civil, forma parte del foro del AN.

Respecto al perjuicio que los actos de corrupción ocasionan, Garatea recordó que en donde este mal se presenta “hay pobreza”, ya que su práctica implica “robarles la plata y sus bienes a los pobres”.

“Los corruptos son los menos misericordiosos”, subrayó.

La siguiente reunión del Foro del AN en la que se volverá a tratar el tema anticorrupción se ha fijado para el martes 24 de enero.