Río de Janeiro. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, tiene 47% de aprobación en su país tras casi tres meses en el cargo, según una encuesta de opinión publicada este domingo, sobrepasando el inicio de su popular predecesor.

El índice de aprobación de Rousseff en esta etapa de su presidencia se compara con el 43% del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva a los tres meses de su primer mandato en el 2003, indicó el periódico Folha de Sao Paulo, que reportó los resultados más recientes del sondeo de Datafolha.

Lula obtuvo un 48% de aprobación tras los primeros tres meses de su segundo periodo en el 2007 y terminó su presidencia el año pasado con un altísimo nivel de aprobación, sobre el 80%.

Rousseff, la sucesora escogida por Lula, carece del carisma de su mentor pero logró partir su presidencia de forma sólida, ya que ganó las elecciones del pasado octubre prometiendo extender la prosperidad de Brasil y eliminar la pobreza.

La ex militante de izquierda, quien fue investida el 1 de enero, mostró una mano firme en manejar la diversa coalición gobernante y prometió reducir cerca de US$30.000 millones del gasto público, a fin de mantener la inflación a raya.

Al igual que Lula, Rousseff cuenta con un mayor apoyo en la empobrecida región noreste del país, donde el 50% aprobó su mandato en el sondeo de Datafolha, comparado con el 44% en el centro, el oeste y en sur.

La encuesta, realizada a 3.767 personas, fue hecha entre el 15 y el 16 de marzo y posee un margen de error de dos puntos porcentuales.