Washington. Documentos hallados en Trípoli detallan estrechos lazos entre la CIA y el servicio de inteligencia libio y sugieren que Estados Unidos envió a Libia a sospechosos de terrorismo para ser interrogados pese a la reputación de ese país sobre la tortura, reportó este sábado el New York Times.

El Times informó que los archivos cubren el período desde 2002 hasta 2007, cuando Moussa Koussa dirigía la Organización de Seguridad Exterior de Libia.

Koussa, recientemente, fue ministro de Relaciones Exteriores de Libia, pero desertó del gobierno del ahora fugitivo líder Muammar Gaddafi y voló a Gran Bretaña el 30 de marzo en medio del levantamiento rebelde de este año.

El periódico informó que los documentos -incluyendo algunos archivos en inglés sobre la CIA y la agencia de inteligencia MI-6 británica- fueron hallados este viernes en el despacho abandonado del ex jefe espionaje de Libia por periodistas y el grupo de derechos Human Rights Watch.

El Times dijo que era imposible verificar la autenticidad de los documentos, pero que su contenido parecen consistente con hechos conocidos sobre el traslado al extranjero de sospechosos de terrorismo por parte de Estados Unidos para su interrogatorio y otras prácticas de la CIA.

Las entregas se produjeron bajo la administración del ex presidente George W. Bush.

Ha habido reportes indicando que los servicios de inteligencia occidentales comenzaron a cooperar con Libia después de que Gaddafi abandonó su programa de construcción de armas no convencionales en el 2004.

Sin embargo, los archivos muestran que la cooperación con la CIA y el MI-6 fue más extensa de lo que se creía, informó el Times.

Un documento parece ser un conjunto de propuestas por escrito de estadounidenses para que Gaddafi renuncie a las armas no convencionales. Otros archivos muestran que el MI-6 estaba dispuesto a rastrear números de teléfono para los libios.

Una serie de comunicaciones sobre las entregas es de fecha posterior a la renuncia de Libia a su programa de armas en 2004.

Los archivos mencionan un proceso para que un país amigo detenga a un sospechoso de terrorismo y luego sugieren que se enviarían aviones para trasladar al sospechoso y llevarlo a Libia para ser interrogado, informó el Times.