Abbottabad. Osama bin Laden estaba desarmado cuando fuerzas especiales estadounidenses le dieron muerte a balazos, dijo la Casa Blanca, comprometiéndose a llegar "hasta el fondo" respecto a si Pakistán ayudó al líder de Al Qaeda a eludir una cacería humana de diez años.

Pakistán enfrentó una mayor presión este miércoles para que explique cómo el hombre más buscado del mundo pudo vivir por años en la ciudad de Abbottabad, una guarnición militar ubicada al norte de Islamabad.

Pakistán negó que haya brindado refugio a bin Laden.

La revelación de que bin Laden estaba desarmado pareció contradecir un relato anterior de un funcionario de seguridad estadounidense que dijo que el líder de Al Qaeda "participó" en un enfrentamiento a tiros con comandos estadounidenses.

El portavoz de la Casa Blanca Jay Carney citó este martes a la "confusión de la guerra" -una frase sugerida por un periodista- como la razón para la información errónea inicial

Si el tema genera controversia, podría complicar los esfuerzos estadounidenses para enmendar los lazos con el mundo musulmán después de las guerras en Afganistán e Irak.

Estos conflictos fueron generados por los ataques del 11 de septiembre del 2001, de los que bin Laden fue el cerebro.

Funcionarios estadounidenses también están debatiendo si divulgar fotografías gráficas del cuerpo de bin Laden -quien fue baleado en la cabeza- que podrían ofrecer pruebas de su muerte pero también podría ofender a los musulmanes.

"Es justo decir que es una fotografía macabra", declaró Carney.

Pakistán recibió con beneplácito la muerte de bin Laden, pero su ministerio de Relaciones Exteriores expresó una "fuerte preocupación" sobre la incursión, que calificó como una "acción unilateral no autorizada".

La CIA dijo que no informó a Pakistán debido a que temía que bin Laden podía ser advertido, enfatizando el grado de desconfianza entre los dos supuestos aliados.

Los helicópteros estadounidenses que transportaron a los comandos usaron "puntos ciegos" de radar en el terreno accidentado junto a la frontera afgana para ingresar al espacio aéreo pakistaní en las primeras horas del lunes.

Carney insistió en señalar que bin Laden resistió durante el ataque -aunque no dijo cómo- cuando las fuerzas estadounidenses ingresaron al recinto.

"Existía la preocupación de que bin Laden presentaría resistencia a la operación de captura y, de hecho, se resistió", dijo Carney. "Una mujer (...) la esposa de bin Laden, atacó a un efectivo estadounidense y fue baleada en la pierna pero no murió. Bin Laden entonces fue baleado y murió. El no estaba armado", agregó.

El grupo de asalto Seal de la Marina estadounidense tenía "la autoridad plena" para matar a bin Laden, dijo el director de la CIA, Leon Panetta.

El funcionario de seguridad estadounidense dijo a Reuters el lunes que el ataque fue una "operación para matar", aunque agregó que bin Laden habría sido llevado con vida si se hubiera rendido.

Funcionarios estadounidenses también dieron pie atrás de una declaración anterior en la que indicaron que la esposa de bin Laden había sido usada como un escudo humano.

Panetta dijo en una entrevista con la cadena de televisión PBS que el equipo de ataque abrió fuego en respuesta a "movimientos amenazadores" cuando llegaron al cuarto en el tercer piso del complejo donde ubicaron a bin Laden.

"Existía la autorización de matar a bin Laden", declaró.

"Y obviamente, bajo las reglas de combate, si él hubiera levantado las manos, se hubiera rendido y no hubiera planteado una amenaza, entonces lo habrían capturado. Pero tenían la autoridad plena para matarlo", agregó.

Pakistán ha enfrentado un enorme escrutinio internacional desde que bin Laden murió, con preguntas sobre si su Ejército y agencias de inteligencia fueron demasiado incompetentes para atraparlo o si siempre supieron dónde se estaba escondiendo e incluso si eran cómplices.

El complejo donde bin Laden se había estado ocultando -posiblemente por los últimos cinco o seis años- estaba cerca de la academia militar de Abbottabad, a unos 65 kilómetros de Islamabad.

"Creo que sería prematuro desestimar la posibilidad de que hubiera algunos individuos dentro de Pakistán, incluso dentro de la dirigencia oficial pakistaní, que pudieran haber estado al corriente de esto, pero no acusamos a nadie en este momento", dijo el jefe de lucha antiterrorista de la Casa Blanca, John Brennan, en una entrevista con National Public Radio.

"No estamos acusando a nadie en este punto, pero queremos asegurarnos de que lleguemos al fondo de ésto", agregó.