Luego de muchos reclamos por parte de los trabajadores del Estado y de varios comentarios del presidente José Mujica, el gobierno iniciará esta semana una ronda de contactos con los funcionarios públicos, la bancada parlamentaria del oficialismo y la oposición para presentar el borrador de reforma del Estado que elaboró la semana pasada.

El prosecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, explicó que la discusión no se presentó antes porque el gobierno no tenía el borrador del proyecto listo.

“Lo terminamos el viernes, y este lunes ya estamos realizando contactos para reunirnos. Creo que hubo una confusión, porque el gobierno está abierto a la discusión”, dijo.

Cánepa explicó en radio Carve que en el proceso de análisis de la reforma se tendrá en cuenta la opinión de los estatales, pero también de los demás actores sociales y la opinión pública.

“El Estado es de todos, no sólo de los funcionarios”, dijo. Agregó que la “reestructura de la carrera administrativa no será de golpe”, sino que se realizará una experiencia piloto en algunos ministerios.

Cánepa explicó que el gobierno se propone crear un nuevo estatuto del funcionario público, el rediseño integral de la carrera administrativa, una nueva escala salarial que refleje la complejidad de la tarea realizada y un replanteamiento de los niveles de conducción.