Tegucigalpa. El Salvador emprendió ayer gestiones para reunir a los miembros del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y reincorporar a Honduras antes de la Asamblea General a realizarse en San Salvador.

El canciller salvadoreño Hugo Martínez, informó este lunes en un encuentro con colegas centroamericanos que la reunión se realizaría "a más tardar en la última semana de mayo (en Washington), de manera que en ese Consejo Permanente se pueda ventilar el asunto".

Martínez indicó que de recibir un aval, Honduras podría "participar de manera definitiva" en la Asamblea General de la OEA programada del 5 al 7 de junio. Entre tanto, el canciller hondureño, Mario Canahuati, aplaudió el anuncio y señaló que para Honduras "es fundamental tener todo el apoyo de nuevo no solamente del Sica (Sistema de la Integración Centroamericana), sino que de todos los países de América Latina".

El secretario de Relaciones Exteriores agregó, sin detallar, que esta semana se anunciará otra iniciativa ante la OEA de parte algunos países del hemisferio.

Honduras quedó aislada de los organismos multilaterales tras los acontecimientos del 28 de junio de 2009.

Canahuati aseguró que el gobierno del presidente Porfirio Lobo ha cumplido en "los temas principales" a nivel local y los compromisos con la comunidad internacional.

"Acciones con respecto a la decisión del presidente de establecer un ministerio de Justicia y Derechos Humanos, ministerio de Etnias y Afrodescendientes, la solicitud hecha a la ONU para establecer lo que es la comisión en contra de la impunidad, el diálogo nacional que es un proceso de manera de darle participación a la sociedad", entre otros.

El canciller hondureño dijo que en el caso de Zelaya (2006-2009), la fiscalía y la PGR ya han dispuesto no interponer un recurso de amparo a la decisión de la Corte de Apelaciones de anular los procesos por corrupción.

"Con esto yo creo que el camino del retorno de Honduras debería de ser prácticamente un hecho", apuntó.

Martínez y Canahuati participaron junto a sus colegas de la región en un encuentro para fortalecer una estrategia de seguridad previo a una conferencia internacional de apoyo al proyecto que se realizará en junio en Guatemala.