Buenos Aires. La embajadora argentina en el Reino Unido, Alicia Castro, aseguró que el gobernador británico de las islas Malvinas, Colin Roberts, le "falta al respeto" a Argentina y les trata como si fueran "sus súbditos".

"Colin Roberts le falta el respeto a la Argentina al afirmar que tiene acciones lamentables e indignas de un Estado democrático y manda a nuestro Gobierno a 'portarse bien'. Nos trata como si fuéramos súbditos del Imperio", afirmó Castro en una entrevista de prensa.

De esta manera, la embajadora salió al paso de las declaraciones del nuevo gobernador británico en las islas, cuya soberanía reclama Argentina, quien acusó al país suramericano de hacer "bullying" a los habitantes de las Malvinas y sugirió al Ejecutivo de Cristina Fernández que debe "portarse bien" para evitar nuevas tensiones.

Además, Castro subrayó que "no es necesaria ninguna presencia militar en las islas porque el Reino Unido sabe, como todo el resto del mundo, que la Argentina nunca más va a ir a la guerra por Malvinas y que Argentina no representa una amenaza bélica".

"¿Presencia militar mínima? En las Islas Malvinas hay entre 1.500 y 2.000 efectivos militares británicos para una población de 2.841 habitantes", apuntó la embajadora.

Castro recalcó que Argentina no representa "una amenaza bélica para el Reino Unido o los habitantes de las Islas Malvinas" aunque tiene derecho a "establecer las condiciones de su propia defensa", tras ser preguntada por la compra de aviones de combate israelíes por parte de las Fuerzas Armadas argentinas.

"Los habitantes de las Islas Malvinas tendrían una vida mucho mejor si la Argentina ejerciera la soberanía", sostuvo Castro, porque "para empezar, no tendrían un gobernador colonial designado por el Reino Unido", sino que podrían elegirlo ellos como en cualquier otra provincia argentina.

Argentina reclama la soberanía de las Malvinas, que está en manos del Reino Unido desde 1833, pero el Gobierno británico no acepta negociar y alega que la decisión corresponde a los malvinenses, los cuales se pronunciaron en 2013 a favor de seguir siendo británicos en un referéndum no reconocido internacionalmente.

En abril de 1982, tropas argentinas desembarcaron en las islas, lo que desató una guerra con el Reino Unido que terminó con la rendición de Argentina en junio de ese mismo año.

En el conflicto murieron 255 británicos, tres isleños y 649 argentinos.