Nueva York. Dos ciudadanos estadounidenses condenados en Irán a ocho años de cárcel por espionaje llegaron a Nueva York este domingo acompañados por sus familiares, cuatro días después de ser liberados por las autoridades iraníes.

Shane Bauer y Josh Fattal hicieron la última escala de su viaje a casa desde Omán, a donde habían viajado luego de que funcionarios lograran su liberación de Irán con una fianza de US$1 millón.

Autoridades del Aeropuerto Internacional John F. Kennedy dijeron que los dos hombres saldrían desde una salida no abierta a los medios.

En la casa de la familia Fattal en los suburbios de Filadelfia, los vecinos colgaron un gran cartel azul que decía "Welcome Home" y publicaron otros mensajes de bienvenida en macetas de flores.

Los dos hombres iban a aparecer en una conferencia de prensa en Nueva York la tarde del domingo.

Bauer y Fattal fueron detenidos en julio de 2009 cerca de la frontera de Irán con Irak, junto con una tercera estadounidense, Sarah Shourd, que fue liberada el año pasado por razones médicas.

El trío, de entre 20 y 30 años, dijo que estaba practicando senderismo y negó que fueran espías.

Shourd, que es la novia de Bauer, fue puesta en libertad tras pagar una fianza de US$500.000 hace un año y se le permitió volar a casa, pero los dos hombres fueron condenados a ocho años de prisión el mes pasado después de un juicio a puertas cerradas.

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, concedió su liberación la semana pasada, y dijo que era un gesto humanitario antes de su viaje anual a la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

Bauer y Fattal se reunieron por primera vez con sus seres queridos en Omán el 21 de septiembre.

Antes de partir del estado del Golfo, ambos expresaron gratitud por los esfuerzos que llevaron a su liberación.

"No puedo expresar suficiente alegría de estar aquí en Omán después de la experiencia que hemos atravesado. La alegría seguirá con nosotros para siempre" dijo Bauer a periodistas en el aeropuerto de Muscat.