El apagón mundial por la denominada Hora del Planeta, que busca promover un compromiso global en la lucha contra el cambio climático, empezó en Nueva Zelanda y Australia.

Se trata de una iniciativa promovida por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) para dejar las ciudades a oscuras entre las 20:30 y 21:30 horas locales de cada país.

La Hora del Planeta comenzó en las remotas islas Chatman (Nueva Zelanda) y culminará en las islas Cook, después de haber pasado por todos los husos horarios.

Sydney, la ciudad donde en 2007 comenzó la iniciativa, se mantuvo 60 minutos en penumbra, y su famosa ópera fue uno de los primeros monumentos que apagó las luces en la jornada de este sábado.

A ella se sumarán a lo largo del día el rascacielos Burj Khalifa en Dubai, la torre Eiffel en París, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, el edificio de Times Square en Nueva York, la Sagrada Familia en Barcelona, la Mezquita de Córdoba o el Palacio Real en Madrid.

La Hora del Planeta, campaña a la que se han unido 147 países, asimismo se celebrará en el Sudeste Asiático con apagones, actos a la luz de las velas y marchas.

Esta iniciativa se ha convertido en pocos años en un gigantesco éxito de participación.

Sin embargo, también hay voces críticas, como la de la organización defensora de los animales PETA que señala que “el clima no se salva con un apagón de luz" y si realmente se quiere contribuir a la protección de la naturaleza, debe renunciarse a comer carne.