Tegucigalpa. Estudiantes de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM) se tomaron esta mañana las instalaciones para exigir el reintegro de cinco compañeros, a los cuales las autoridades universitarias señalan como responsables del incendio del vehículo de una catedrática.

Los jóvenes cerraron los portones de acceso a la universidad y bloquearon el paso desde y hacia el bulevar Centroamérica para solicitar un "alto a la persecusión política de los estudiantes Pedro Joaquín Amador, Miguel Aguilar, Javier Espinal, Kelly Núñez y Erlin Gutiérrez".

Núñez y Gutiérrez, estudiantes de la Carrera de Ciencias Naturales, dependiente del Decanato de Ciencia y Tecnología y presuntos artífices del incendio del automóvil de la catedrática Gladys Oneyda Gómez, fueron expulsados el recién pasado 10 de mayo.

Ambos habían recibido amonestaciones escritas en una audiencia realizada a finales de marzo.

Los sancionados aseguran que no fueron notificados de las medidas disciplinarias que les fueron aplicadas y que no están involucrados en el incidente.

La acción fue condenada por varios frentes estudiantiles.

El siniestro se registró durante el desalojo efectuado por agentes de la Policía Nacional de un grupo de estudiantes que protagonizaron actos vandálicos durante una manifestación contra la nueva Ley del Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (Inprema).

En un inicio, la información oficial indicaba que el incendio había sido provocado por la Policía Nacional; sin embargo, las autoridades de la Universidad afirmaron que tenían en su poder videos que serían analizados para deducir responsabilidades.

A la protesta realizada hoy se sumaron alumnos del instituto España Jesús Milla Selva.