Paris. El ex dictador panameño Manuel Noriega fue condenado este miércoles a siete años de prisión en Francia por lavar millones de euros en cuentas bancarias y propiedades francesas en la década de 1980.

El ex general de 76 años fue vuelto a juzgar después de ser extraditado a Francia en abril de este año desde Estados Unidos, donde había estado en prisión por tráfico de drogas, lavado de dinero y chantaje.

Noriega fue condenado en ausencia en 1999 en Francia por lavado de dinero de cárteles de la droga colombianos.

La corte penal de París también ordenó confiscar 2,3 millones de euros de las cuentas y dictaminó que se pague 1 millón de euros en daños a Panamá.

Nacido en vecindarios pobres, Manuel Noriega se abrió camino hasta la cima del Ejército panameño a principios de la década de 1980 y mantuvo un fuerte control del poder hasta que fue derrocado en una invasión estadounidenses en 1989.

Durante su Gobierno, Panamá se convirtió en una gran plataforma de distribución de cocaína proveniente de los cárteles de droga colombianos, con remesas por miles de millones de dólares destinados directamente al entonces dictador.

La sentencia de prisión es menor a los 10 años que buscaba inicialmente la fiscalía.

Bajo la ley francesa, Noriega, que pasó 20 años en una prisión estadounidense, que incluyeron casi tres años esperando la extradición, puede solicitar la libertad condicional en la mitad de su sentencia, por lo que podría ser liberado en alrededor de un año.

Panamá lo reclama. Pero el Gobierno panameño dijo, tras conocerse la condena a Noriega, que seguirá insistiendo en que sea extraditado a Panamá para cumplir sentencias en su país.

"El Gobierno Nacional mantiene su posición en que el ciudadano panameño Manuel Antonio Noriega debe cumplir las sentencias dictadas por las autoridades judiciales panameñas y enfrentar los procesos pendientes en Panamá, por lo que continuará impulsando dicha extradición", dijo la cancillería en un comunicado.

De volver a su país, Noriega enfrenta una pena máxima de 20 años de prisión por varios crímenes, aunque debido a su edad debería cumplir la sentencia bajo arresto domiciliario.

"Que regrese acá y que pague acá. Aquí comenzó y aquí debe terminar", dijo Ulpidia Camarena, una asistente de oficina de 47 años mientras esperaba en una parada de autobús en la Ciudad de Panamá. "Hizo muchas cosas malas", insistió.

Noriega había sido mantenido a la espera de su juicio en la cárcel parisina de Sante, famosa por albergar a otro preso extranjero famoso, Ilich Ramírez Sánchez, más conocido como Carlos "el Chacal", un radical venezolano condenado a prisión perpetua por asesinato.

Los abogados de la defensa habían argumentado que su extradición a Francia fue ilegal y que como prisionero de guerra, un estatus que le otorgó Estados Unidos, no estaba sujeto a la jurisdicción de las cortes francesas.

"Denunciamos esta decisión con connotaciones políticas que sin duda le conviene a las autoridades estadounidenses", dijo a la prensa el abogado de Noriega Olivier Metzner y agregó que no se habían tomado decisiones sobre una apelación.