Un ex agente de espionaje de Israel dijo que los líderes de su país no están preparados para afrontar la disputa por el programa nuclear de Irán, debido a lo que describió como "sentimientos mesiánicos" detrás de sus amenazas de lanzar un ataque militar preventivo contra el país islámico.

Otros ex funcionarios también han expresado recientemente sus críticas contra el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el ministro de Defensa Ehud Barak, pero las palabras del ex jefe de inteligencia doméstica Yuval Diskin fueron especialmente duras.

"No tengo fe en el primer ministro ni en el ministro de Defensa", dijo Diskin, que se retiró como jefe del Shin Bet hace un año, en un discurso transmitido parcialmente el sábado por Radio Israel.

"Realmente no tengo fe en un liderazgo que toma decisiones a partir de sentimientos mesiánicos", expresó.

Los catastróficos términos con los que Netanyahu y Barak describen los prospectos de una guerra con Irán han generado preocupación en Israel y el exterior, ante la posibilidad de que el Estado judío lance un ataque militar para detener las labores iraníes de enriquecimiento de uranio.

Irán insiste en sus actividades nucleares sólo tienen fines pacíficos.

Las potencias mundiales han estado intentando controlar las ambiciones nucleares de Irán a través de sanciones y el próximo mes se reanudarán unas negociaciones multilaterales con la república islámica.

Aunque Israel ha amenazado con lanzar un ataque preventivo si la diplomacia no arroja buenos resultados, algunos expertos creen que se podría tratar de una estrategia para presionar a Irán, lo que dificulta interpretar la serie de comentarios de los funcionarios de seguridad.

Las declaraciones de Diskin se producen días después de que el jefe militar de Israel, el teniente general Benny Gantz, dijera que Irán era "muy racional" y que era poco probable que elabore un arma nuclear en desafío a la comunidad internacional, aparentemente desestimando los argumentos para un ataque.

Al aludir la retórica del fervor religioso que los israelíes normalmente asocian a los enemigos islamistas, Diskin se muestra aun más condenatorio hacia Netanyahu y Barak.

Meir Dagan, el ex jefe del servicio de inteligencia israelí Mossad, ha ridiculizado la idea de un ataque en Irán.

Diskin dijo que él no se oponía necesariamente a que Israel atacase preventivamente las dependencias en Irán dedicadas al desarrollo nuclear, pero dijo que expertos afirman que tal medida podría llevar a que Teherán acelere sus investigaciones hacia la fabricación de una bomba atómica.

Pero ir a la guerra no es labor para Netanyahu, ni para Barak, comentó Diskin.

"Los he visto de cerca (...) No son personas en las que yo, personalmente, confiaría en que son capaces de liderar a Israel en un evento de tal escala", sostuvo.

La oficina del Primer Ministro y el Ministerio de Defensa no emitieron respuestas inmediatas a las declaraciones de Diskin. Un funcionario de Netanyahu, Silvan Shalom, desestimó las palabras de Diskin y aseguró que el proceso democrático era lo que guiaba la estrategia del Gobierno sobre Irán.

"Al final, la persona más importante en este tema es el jefe del comando conjunto", dijo Shalom.

Irán niega que esté buscando el desarrollo de armamento nuclear, pero las naciones occidentales e Israel temen que Teherán intente obtener el arsenal bajo la fachada de un programa atómico civil.