El presupuesto púbico del 2016 pone un énfasis muy fuerte en los sectores sociales y apunta a asegurar que servicios universales, como salud y educación, lleguen a la población más pobre y vulnerable, destacó hoy la ex ministra de Desarrollo e Inclusión social, Carolina Trivelli.

Remarcó que en el proyecto de presupuesto, sustentado en la víspera por el Jefe del Gabinete, Pedro Cateriano, se haya considerado un incremento de 6.3 por ciento para los programas sociales, en comparación con el año 2015, para consolidarlos en lo referido a su cobertura.

“Es importante que las prioridades claramente estén en mantener o mejorar la asignación presupuestal de los sectores sociales. En este presupuesto, como en los anteriores desde el año 2012, hay un énfasis muy fuerte en los sectores sociales”, expresó la exfuncionaria.

Según explicó, los programas sociales tienen un impacto importante en la reducción de la pobreza, puesto que parte de su accionar se orienta a mitigar la miseria extrema y la alta vulnerabilidad, por lo que puso en relieve los esfuerzos del Gobierno por atender a toda la población que lo requiera.

Para Trivelli, ese fue uno de los principales retos del gobierno del presidente Ollanta Humala, desde la creación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) en el año 2011.

“El presupuesto refleja las prioridades que presidente (Humala) había mencionado: el grueso del esfuerzo incremental que refuerza las prioridades va a educación, y hay un incremento hacia programas sociales para consolidarlos y asegurar que se logre avanzar en su cobertura”, refirió.

Otros aspectos importantes comprendidos en el presupuesto 2016, subrayó, son la dotación de recursos para el desarrollo de infraestructura, sobre todo básica, así como en mejorar la seguridad ciudadana y en la prevención y respuesta ante la posible llegada del fenómeno El Niño.

Asimismo, la extitular del Midis saludó que el presupuesto del próximo año garantice la continuidad de un programa tan importante, como Beca 18, que permite a jóvenes de las zonas más alejadas y menos favorecidas realizar estudios superiores, tanto en el Perú, como en el extranjero.

“Brinda una oportunidad para que esos jóvenes puedan continuar sus estudios sin importan el nivel socioeconómico de sus familias, y eso va a redundar en la superación de las condiciones de pobreza de esas familias”, comentó, en diálogo con la Agencia Andina.