San Salvador. El ex presidente salvadoreño Francisco Flores, investigado por el manejo de millonarias donaciones de Taiwán durante su administración (1999-2004), tiene cuentas bancarias en Costa Rica, reveló este sábado el actual mandatario de El Salvador, Mauricio Funes, citando a la fiscalía costarricense.

Pese a que el ex gobernante señaló bajo juramento que no tenía cuentas bancarias fuera del país, "de acuerdo con el fiscal general costarricense, Jorge Chavarría, existen cuentas financieras que tiene el ex presidente Flores en Costa Rica", dijo Funes.

Flores, quien gobernó por la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), actualmente en la oposición, fue denunciado por el actual presidente Mauricio Funes.

Chavarría confirmó esta semana "que enviarán al país los documentos del caso Flores bajo custodia policial", la cual "corresponde a las cuentas bancarias que el presidente Flores tiene en ese país (Costa Rica)", enfatizó Funes sin dar más detalles.

La Corte Suprema de Justicia de El Salvador acordó el 13 de febrero pasado indagar las operaciones bancarias en el extranjero de Flores, investigado por la supuesta apropiación de unos 70 millones de dólares en donaciones y préstamos de Taiwán durante su Gobierno.

Aún está pendiente la información bancaria solicitada a Bahamas y EE.UU., expresó Funes, quien el próximo 1 de junio entregará el poder a Salvador Sánchez Cerén, su vicepresidente y ganador de los comicios salvadoreños del pasado 9 de marzo.

Asimismo, Funes instó al fiscal general salvadoreño, Luis Martínez, a terminar de "reunir todas las pruebas necesarias para judicializar (el caso) antes del 31 de mayo", fecha que prescribe el delito de "enriquecimiento ilícito", el único que aún continua vigente.

Flores, quien gobernó por la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha), actualmente en la oposición, fue denunciado por Funes.

Según las reiteradas denuncias de Funes basado en un reporte del departamento estadounidense del Tesoro, los cheques entregados a Flores por Taiwán fueron cambiados en bancos de EE.UU., Costa Rica y Bahamas.