La Paz. El consultor financiero internacional Roberto González Peláez advirtió que de consolidarse las redes viales entre Brasil y Chile, sin que Bolivia negocie ya mismo condiciones más razonables, el país quedará aún más enclaustrado, por lo que planteó la urgencia de lograr escenarios que permitan a los bolivianos acceder al Pacífico en mejores condiciones.

“Los organismos internacionales, con el apoyo de Brasil, están creando una red de caminos a través de Bolivia destinada a unir a ese país con Chile. En esencia, le están haciendo un bien a Bolivia, pero el resultado final va a ser un significativo aporte al desarrollo industrial de estos dos países y un gran riesgo para el nuestro”, advirtió González.

El experto dijo que si no se toman acciones, Bolivia quedará “atrapada entre dos economías enormes contra las cuales no va a poder competir” y se quedará en calidad de terraplén de paso de los productos de ambos países, con su industria local amenazada por una oferta de mayor escala y, consecuentemente, más competitiva.

“Tenemos que mejorar nuestra situación. Esto podría hacerse mediante un matching fund. Este fondo de igualación debería darse bajo una fórmula que establezca que por cada dólar invertido en Bolivia, para facilitar el tráfico internacional, otro debería quedar para implementar proyectos complementarios”, sugirió.

El consultor aseveró que es posible llevar adelante con éxito esta negociación y advirtió que, de no realizarse esto con la urgencia que requiere el caso, “el proceso de industrialización de Bolivia puede llegar a quedar apenas como un sueño”.