Bogotá. Las FARC entregaron este domingo un video con pruebas de vida de cinco de los 22 efectivos de las Fuerzas Armadas que mantienen secuestrados, en el que los rehenes claman por un acuerdo entre el grupo rebelde y el gobierno para recuperar la libertad y salir de la selva.

Las pruebas de cuatro efectivos de la Policía y uno del Ejército fueron enviadas a la senadora Piedad Córdoba, del opositor Partido Liberal, por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que buscan un acuerdo con el gobierno para intercambiar a los rehenes por guerrilleros presos.

El video con las pruebas de vida de los rehenes fue transmitido por Noticias Uno, que se emite los fines de semana por un canal público de televisión.

Las posiciones radicales del gobierno del presidente Alvaro Uribe y de la guerrilla han impedido poner fin al drama de los rehenes, algunos secuestrados por más de 12 años.

"Quiero decirle al señor presidente Alvaro Uribe, a los candidatos presidenciales Juan Manuel Santos, Antanas Mockus y demás, que una negociación con grupos insurgentes debe llevar al fin del secuestro", dijo el sargento José Libio Martínez, considerado como el rehén más antiguo en poder de las FARC.

Martínez fue secuestrado en diciembre de 1997 durante un asalto de la guerrilla a una base de comunicaciones del Ejército ubicada en un cerro de los Andes, en el departamento de Nariño, cerca a la frontera con Ecuador.

"Nosotros como víctimas del secuestro hemos firmado con sangre, lágrimas y sufrimiento el fin del mismo", precisó.

Uribe, quien entregará el poder el próximo 7 de agosto, ha rechazado la posibilidad de negociar un acuerdo que permita la libertad de los 22 efectivos de las Fuerzas Armadas secuestrados a cambio de cientos de guerrilleros presos.

Santos y Mockus, quienes se disputarán la presidencia en una segunda vuelta, el 20 de junio, también han descartado la posibilidad de un acuerdo con la guerrilla para poner fin al drama de los rehenes.

Llamado a las FARC. En el video, el sargento Luis Alberto Erazo, secuestrado desde 1999 en el departamento del Caquetá, le pidió al máximo líder de las FARC, Alfonso Cano, realizar gestiones que permitan su libertad y la de los demás rehenes.

"No se olvide de nosotros, ayúdenos a estar al lado de nuestras familias, queremos estar con ellas, yo le pido que ojalá que este año nos ayude a todos los que estamos aquí secuestrados en la selva a regresar a nuestro hogar", afirmó.

Los rehenes aparecieron en buenas condiciones de salud, luciendo camisetas deportivas y con sabanas o cobijas de fondo para evitar identificar el lugar en donde se grabó el video.

Las FARC liberaron en marzo, por decisión unilateral y como un gesto de paz, a dos militares secuestrados y días después entregaron los restos de un policía que murió en cautiverio.

Única vía. La senadora Córdoba dijo que la única vía para lograr la libertad de los militares y policías secuestrados es un acuerdo que podría abrir la puerta a una negociación de paz.

"Esta es una buena demostración de voluntad de continuar en el intercambio, pero yo digo que más allá de comenzar a abrir espacios para una negociación de paz en el futuro", afirmó.

Las familias de los rehenes que aparecieron en el video celebraron que sus seres queridos estén vivos y pidieron su pronta libertad.

"Mucha alegría, pero a la vez tristeza (...) Pero me siento muy contento porque es una prueba más de vida, de que mi papá sigue con vida, lleno de fuerzas y de mucha fortaleza, sigue luchando por su libertad así como yo sigo luchando por la libertad de mi padre", dijo el niño Johan Steven Martínez, quien jamás ha visto personalmente a su padre.

El hijo del sargento Martínez nació cuando el militar ya estaba secuestrado por las FARC.

El drama de los rehenes de carácter político sigue pese a que la guerrilla flexibilizó su postura y renunció a su demanda para que el gobierno retirara las Fuerzas Armadas de una región montañosa de 780 kilómetros cuadrados, con la que buscaba crear una zona de seguridad donde se reunieran delegados de ambas partes a negociar un acuerdo de intercambio de secuestrados.

Uribe, un abogado de 57 años, impulsa una ofensiva militar contra las FARC, a las que obligó a replegarse en apartadas zonas selváticas y montañosas, mientras las Fuerzas Armadas recuperaron el control de territorios que por años permanecieron bajo el dominio de grupos armados ilegales.

La estrategia permitió reducir los asesinatos, las masacres, los secuestros y los ataques contra la infraestructura económica del país de más de 44 millones de habitantes.