El primer ministro palestino, Salam Fayyad, dijo el sábado que la liberación de US$88,6 millones en fondos de ayuda para el desarrollo por parte de legisladores estadounidenses aliviará la crisis fiscal de la economía del territorio.

"Esto es muy importante para ayudarnos a afrontar la crisis económica", afirmó Fayyad a periodistas en Ramallah.

En agosto, legisladores republicanos congelaron montos de asistencia estadounidense por US$147 millones debido a su rechazo al intento palestino de ser reconocido por Naciones Unidas, argumentado que la condición de Estado debía ser alcanzada a través de negociaciones de paz con Israel.

El viernes, la representante estadounidense Kay Granger anunció que estaba de acuerdo con que la totalidad de la suma fuera a parar a los palestinos en Cisjordania. Pero otra legisladora que había congelado los fondos, Ileana Ros-Lehtinen, limitó la ayuda a US$88,6 millones.

Fayyad dijo que esperaba que todo el monto, que respaldaría proyectos de desarrollo de infraestructura, fuera liberado.

"Debe enviarse toda la suma para empezar a distribuir los fondos para el año 2011 y esto es importante para financiar el presupuesto de la Autoridad Palestina", indicó Fayyad.

Ha habido una creciente preocupación, también en el Fondo Monetario Internacional, respecto a que los palestinos afronten un deterioro aún mayor de la crisis debido al descenso en la asistencia de aliados occidentales y de los Estados ricos del Golfo, además de las restricciones comerciales de Israel.

La semana pasada el FMI instó a los países donantes a cumplir con sus compromisos con la Autoridad Palestina en la Cisjordania ocupada por Israel que proyectó un déficit fiscal de US$1.100 millones para el 2012.