Trípoli. Francia expulsó este viernes a 14 diplomáticos libios leales al gobierno de Muammar Gaddafi, dijo el ministro de Exteriores francés.

Francia, Estados Unidos, Gran Bretaña y otros están intentando ir más allá de la campaña de bombardeos de la OTAN contra las tropas de Gaddafi y encontrar otras maneras de apoyar a los rebeldes que controlan el este de Libia.

Los bombardeos y la imposición de una zona de exclusión aérea, ambos pensados para proteger a los civiles, no han impedido que un gran número de personas muriese en ataques del Gobierno en un puñado de focos de resistencia en el occidente del país, especialmente en las asediadas ciudades de Misrata y Zintan.

Amnistía Internacional dijo el viernes que los ataques indiscriminados a Misrata, donde las tropas de Gaddafi han usado francotiradores, bombas de racimo y artillería contra áreas civiles, podrían considerarse crímenes de guerra.

"La escala de los implacables ataques que hemos visto por parte de las fuerzas de Gaddafi para intimidar a los residentes de Misrata durante más de dos meses es verdaderamente horrorosa", dijo Donatella Rovera, asesora de Amnistía Internacional en Libia. "Muestra un desprecio total por las vidas de la gente común y es una clara violación del derecho humanitario internacional", añadió.

EXPULSION

Un fuente diplomática francesa dijo que la decisión de expulsar a 14 diplomáticos libios fue tomada hace un tiempo, "pero había un proceso que seguir".

"Muchas de estas personas estaban usando su estatus de diplomáticos como tapadera", dijo la fuente, que no quiso ser identificada.

Una coalición de países occidentales y árabes acordó el jueves ofrecer millones de dólares para ayudar a los rebeldes libios a mantener los servicios y la economía en funcionamiento e intentar derrocar a Gaddafi, en el poder desde 1969.

El Consejo Nacional de Transición, con base en el bastión rebelde de Bengasi, dijo que necesita hasta 3.000 millones de dólares.

El Programa Mundial de la Alimentación de la ONU calcula que Libia dispone de alimentos para un máximo de seis u ocho semanas y advirtió que la situación es particularmente grave en el este controlado por los insurgentes.

Durante una reunión del Grupo de Contacto de Libia sostenida el jueves en Roma, Kuwait ofreció 180 millones de dólares a los rebeldes y Qatar prometió entre 400 o 500 millones.

Un funcionario estadounidense dijo que Washington está considerando liberar más de 150 millones de dólares con fines humanitarios y Francia declaró que estaba evaluando su contribución.

La secretaria de Estado, Hillary Clinton, dijo que Washington intentaría liberar parte de los cerca de 30.000 millones de dólares en activos del Estado libio congelados en Estados Unidos para ayudar al movimiento rebelde.