Luis Eladio Pérez, quien permaneció siete años secuestrado por las FARC, está al frente de la embajada colombiana en Caracas desde agosto de 2013.

"Él presentó su renuncia irrevocable hace varias semanas y fue aceptada", dijo una fuente de la cancillería colombiana, quien explicó que Pérez estará en el cargo "hasta el 31 de diciembre", sin dar detalles sobre los motivos de la dimisión.

Antes de ser embajador en Venezuela, Pérez ocupó el mismo cargo en Lima durante un año, hasta que fue nombrado para Caracas.

Al darle el beneplácito, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro definió a Pérez como "un buen amigo" de Venezuela, pero esa relación tuvo sus altibajos en los últimos meses.

El pasado 12 de noviembre, el presidente del Parlamento venezolano, Diosdado Cabello, criticó a Pérez por unas declaraciones que dio sobre la nacionalidad del presunto autor material del asesinato del diputado chavista Robert Serra, ocurrido en Caracas.

Del asesinato de Serra y su asistente, María Herrera, ocurrido el pasado 1 de octubre, se acusa a Leiva Padilla Mendoza, que tiene doble nacionalidad pero, según Caracas, es solo colombiano.

En junio pasado, Cabello también había acusado al embajador de "meter la nariz donde no debe" al hacerle una exhortación a no reunirse con representantes de la oposición venezolana.

Pérez, quien fue senador por el departamento de Nariño, fue secuestrado en junio de 2001 por las FARC, siendo puesto en libertad en febrero de 2008 junto a otros rehenes por gestiones del entonces presidente venezolano, Hugo Chávez, y la exsenadora colombiana Piedad Córdoba.