Lima. El presidente de Perú, Ollanta Humala, afirmó este sábado que su gobierno procedió con firmeza, con la entrega de una nota diplomática a Chile y la llamada a consultas de su embajador, después de aparentemente recibir pruebas del espionaje atribuido a tres marinos peruanos a favor del país austral.

En declaraciones al canal estatal TVPerú, Humala dijo que "lamentablemente, las pruebas que ha ido mostrando la Marina de Guerra", tras una investigación de Contrainteligencia, determinaron que su gobierno procedió "como se tiene que hacer, con firmeza".

"Obviamente, ya hay una nota de protesta que ha sido entregada a la embajada de Chile, hemos hecho un comunicado a la prensa vía Cancillería dando cuenta de esto y además se informó que hemos procedido al llamado en consulta de nuestro embajador", manifestó el jefe de Estado.

Como consecuencia, ahora "estamos esperando la respuesta del gobierno de Chile", indicó Humala.

El mandatario calificó la denuncia de espionaje como un tema "delicado" y "lamentable" porque "está afectando el trabajo que se está realizando, a nivel de cancillerías, para fortalecer las relaciones bilaterales".

Humala remarcó que lo importante es entender que "este gobierno no va a aceptar cualquier tipo de acto inamistoso, de esta naturaleza, y menos de países" con los que viene trabajando "de manera sostenida y en áreas comunes como la Alianza del Pacífico, Unasur (Unión de Naciones Suramericanas)", entre otros organismos internacionales.

El gobernante peruano exhortó a la clase política peruana a unirse frente a este tipo de temas porque, en su opinión, "no es responsable estar elucubrando, (ni) tejiendo novelas en torno a esto".

"Este es un tema muy importante en el cual nosotros no vamos a bajar la guardia y vamos a estar atentos a cómo evolucionan los acontecimientos", afirmó.

Por su parte, el gobierno chileno anunció este sábado que responderá por la vía diplomática, según declaró a la prensa el ministro portavoz de gobierno, Álvaro Elizalde.

"Queremos insistir en lo que ha planteado de manera clara la Cancillería: Chile no acepta ni promueve acciones de espionaje ni en otros Estados ni en su propio territorio", reiteró el ministro chileno.

En tanto, el canciller peruano, Gonzalo Gutiérrez, declaró que esperan que "haya una respuesta constructiva y precisa" sobre estas denuncias que ha hecho Perú porque tienen "la plena certeza de que son afirmaciones exactas".

El ministro de Relaciones Exteriores explicó que este viernes habló, por vía telefónica, con su homólogo chileno, Heraldo Muñoz, para expresar su preocupación sobre la denuncia y, tal como lo indica la nota diplomática, solicitar una investigación en Chile.

El ministro peruano de Defensa, Pedro Cateriano, informó el jueves de la investigación por presunto espionaje a un tercer suboficial de la Armada peruana, a quien el presidente de la Corte Militar Policial, Juan Pablo Ramos, identificó como el técnico Alberto González, acusado de desobediencia.

Un día antes, la cadena América Televisión desveló el caso del analista de información de inteligencia Alfredo Marino Domínguez Raffo y del operador de comunicaciones Johnny Richard Pilco Borja.

Estos últimos están siendo juzgados en el fuero militar, acusados de delitos de traición a la patria, infidencia y desobediencia, después de que, según el reportaje, fueron captados en 2011 y 2006, respectivamente, por presuntos empresarios pesqueros italianos que eran, en realidad, oficiales de la Armada de Chile.

Cateriano agregó que la Marina de Guerra tomó conocimiento en 2014 "de una supuesta filtración de información" e instruyó al procurador para formular denuncia contra los técnicos bajo el fundamento de numerosos viajes al extranjero que no podían sustentar económicamente.