Ciudad de Guatemala. La cancillería guatemalteca formuló la demanda de información en una nota dirigida al embajador de Taiwán en el país, Adolfo Sun. 

En la carta, después de explicarle al embajador lo que admitió Portillo el martes último en una corte de Nueva York, el canciller Fernando Carrera señaló: “En ese sentido, me permito solicitarle que su gobierno nos envíe una explicación por escrito en el menor tiempo posible o, en todo caso, en un período de no más de ocho días”.

“Definitivamente es preocupante que haya habido un momento en la historia de las relaciones —bilaterales— donde abiertamente se hayan recibido sobornos para mantener esa relación”, dijo previamente el canciller en conferencia de prensa. 

“Esperamos que para la próxima semana nos pueda compartir su visión de lo acontecido y su perspectiva de qué es lo que está sucediendo y por qué el ex presidente Alfonso Portillo está señalando que recibió sobornos para mantener la relación entre ambos países”, agregó.

Fiscalía de Nueva York acusa a ex presidente guatemalteco de haber lavado en bancos de estados Unidos, entre el 2000 y el 2002, US$70 millones de fondos del gobierno. Se indicó que Taiwán le entregó a Portillo tres cheques por US$1.5 millones, supuestamente para el proyecto Bibliotecas para la Paz.

El mandatario Otto Pérez Molina recordó que, según las evidencias, el soborno se dio años atrás, al igual que en otros países de Centroamérica.

“Incluso se le puso un nombre a esa cuestión, ustedes se recordarán que se hablaba de la política de los dólares, que era la política de Taiwán para lograr mantener el apoyo diplomático, tal y como lo dijo el presidente Portillo”, comentó el mandatario, al resaltar que aquel país ya dejó esa política.

Pérez Molina y Carrera negaron que en este gobierno Taiwán u otro país les haya ofrecido fondos para condicionar la política exterior guatemalteca. Esta es la segunda vez que Guatemala pide explicaciones a Taiwán. La primera fue el 14 de abril del 2005, por solicitud del Ministerio Público.

Para Tomás Chen, consejero de la misión taiwanesa, “la postura de la embajada es que respecto del proceso judicial que se lleva en Estados Unidos, no pueden pronunciarse o emitir cualquier comentario en este momento”. 

Como segundo punto, explicó que en Taiwán existe la Ley de Asistencia Externa y Cooperación Internacional, según la cual, “la asistencia que da el país, sigue un proceso muy estricto”, y aseguró que desde la llegada al poder del presidente Ma Ying-jeou se promueve “la diplomacia viable”.

“Se colabora con los pueblos de los países amigos, siempre en las prioridades que plantean los gobiernos de turno, basándose en tres razones principales: finalidad legítima, procedimiento legal e implementación eficaz, que establece la Ley de Asistencia Externa y Cooperación internacional de Taiwán”, recalcó Chen.

Aseguró que según ese orden de ideas se dialoga conjuntamente con los países amigos para implementar y ejecutar proyectos de colaboración bilateral y técnica, que aportan beneficio a sus pueblos e impulsan el desarrollo nacional. “No se ha tenido la política de reconocimiento diplomático a través de donaciones personales”, aseguró Chen.

Por su parte, la Fiscalía de Nueva York acusó al ex presidente guatemalteco Portillo de haber lavado en bancos de estados Unidos, del 2000 al 2002, US$70 millones de fondos del gobierno. Se indicó que Taiwán le entregó a Portillo tres cheques por US$1.5 millones, supuestamente para el proyecto Bibliotecas para la Paz.

Cada biblioteca tenía un máximo de 30 libros; una esfera del mapamundi, mapa de Guatemala, un pabellón y libros para docentes. Fueron donados a escuelas. Edna de Riley, hermana de Portillo, dirigió ese proyecto. El primer cheque por US$500 mil se giró el 10 de enero del 2000.

El 25 de julio del 2000 le entregaron otros dos cheques, cada uno por US$500 mil. Portillo endosó los cheques y fueron depositados en un banco de Miami, Florida.

Según la Fiscalía de Nueva York, parte de la donación se desvió por medio de transacciones y transferencias a cuentas bancarias de María Padua, ex esposa de Portillo —fallecida en mayo del 2010— y a Otilia Portillo, hija de ambos, en el banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) en París, Francia. 

La cancillería guatemalteca formuló la demanda de información en una nota dirigida al embajador de Taiwán en el país, Adolfo Sun.