Bogotá. Dos policías colombianos que escaparon de un campamento de la guerrilla en medio de la selva fracasaron en su intento de recuperar la libertad y fueron recapturados por los rebeldes un mes después, reveló el lunes el presidente Juan Manuel Santos.

El mandatario dio la información después de que funcionarios de su Gobierno y familiares de los rehenes les exigieron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) aclarar la situación de los dos efectivos.

De acuerdo con un correo encontrado en una de las computadoras del jefe militar de las FARC, Jorge Suárez Briceño, alias El Mono Jojoy, los policías José Libardo Forero y Jorge Trujillo huyeron del campamento donde permanecían secuestrados.

"De acuerdo a los correos que logramos descifrar en las últimas 24 horas, tanto el intendente Trujillo como el sargento Forero efectivamente escaparon del secuestro el 15 de septiembre, duraron un mes en la selva, y fueron vueltos a secuestrar el 16 de octubre. Los volvió a secuestrar las FARC", reveló Santos en un acto de Gobierno en la ciudad de Medellín.

El Mono Jojoy murió hace tres semanas en un bombardeo de las Fuerzas Militares en las selvas del departamento del Meta, en el sureste del país, y en su poder fueron encontradas varias computadoras y memorias USB.

Forero y Trujillo hacen parte de un grupo de 18 efectivos del Ejército y de la Policía secuestrados por las FARC, organización rebelde que busca intercambiarlos por cientos de guerrilleros presos mediante la firma de un acuerdo de canje humanitario con el Gobierno.

Los familiares de los dos policías, que de acuerdo con la comunicación del comandante guerrillero escaparon, recibieron por última vez pruebas de supervivencia en septiembre del 2007 que consistieron en unos vídeos en los que lucían demacrados y clamaban por su libertad.

Los dos policías fueron secuestrados hace más de 11 años durante un asalto de la guerrilla al cuartel del municipio de Puerto Rico, en el departamento del Meta.

Los familiares de los efectivos de la Fuerza Pública se declararon satisfechos al saber que sus seres queridos están vivos aunque secuestrados.

El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, pidió a la guerrilla liberar a los rehenes y reveló que después de la recaptura fueron entregados a otro frente rebelde para que los vigile en la jungla.

Entre los casos exitosos de escape de la guerrilla está el del policía John Frank Pinchao, secuestrado en noviembre de 1998 y quien apareció en las selvas del departamento del Vaupés en mayo del 2007, después de caminar varios días por la jungla.