CARTAGENA, Colombia (Reuters) - El ministro de Relaciones Exteriores de Haití, Laurent Lamothe, dijo que podría ser nombrado como el nuevo primer ministro del país en los próximos 30 días, una decisión que busca terminar el estancamiento político que ha amenazado con limitar la reconstrucción del país tras el sismo del 2010.

Haití no tiene primer ministro desde febrero, cuando el último funcionario en ocupar ese cargo renunció en medio de disputas con el presidente Michel Martelly por los contratos de reconstrucción después del devastador terremoto que asoló al país.

Eso generó temores en la comunidad internacional a que las peleas políticas demoren los esfuerzos para poner de pie nuevamente a la nación, que sufrió la muerte de hasta 300.000 personas por el desastre natural.

"Esto generará un nuevo Gobierno, una esperanza renovada, un nuevo comienzo", dijo Lamothe en una entrevista con Reuters a última hora del viernes en Cartagena, Colombia, donde participa de la Cumbre de las Américas.

"Esto significa que finalmente el país va a poder ponerse en marcha", agregó.

La nominación de Lamothe, un ex empresario de las telecomunicaciones, ha sido aprobada por el Senado pero necesita el visto bueno de la cámara baja de la legislatura. También debe conseguir luz verde para sus planes de Gobierno.

Diplomáticos de la Organización de Naciones Unidas han pedido a los políticos haitianos que dejen de discutir y formen un Gobierno estable que pueda asegurar avances en la reconstrucción.

Dos años después del sismo, pilas de concreto, hierro y escombros siguen tiradas en las calles de la capital Puerto Príncipe, donde más de medio millón de personas vive en carpas.

Casi la misma cantidad de gente se ha enfermado en el país por un brote de cólera que dejó más de 7.000 muertos desde octubre del 2010. La temporada de lluvias y huracanes, que está por comenzar, podría causar más daños.

"Necesitamos cada dólar que se nos prometió, y necesitamos fondos adicionales", sostuvo Lamothe.