Santiago, Andina. La Iglesia católica chilena compró una casa de unos US$500.000 para el retiro del cardenal Francisco Javier Errázuriz, cuestionado por su actuar ante denuncias de abusos sexuales en el clero, informó este lunes la prensa local.

Errázuriz, acusado de "criminal" por algunas víctimas por no reaccionar ante las denuncias, vivirá sus últimos años en una casa de 260 metros cuadrados de construcción en la comuna de Providencia.

La casa, según el portal El Mostrador, también servirá de residencia al obispo de la ciudad de Temuco, Manuel Camilo Vial, quien dejará su cargo el 20 de mayo cuando cumpla 75 años.

La residencia, ubicada cerca de donde alguna vez vivió el ex presidente Ricardo Lagos, cuenta con cuatro dormitorios y un jardín posterior, consigna la información difundida en el portal de El Mercurio.

Inicialmente, el cardenal Errázuriz pretendía vivir en una parroquia de escasos recursos en la periferia de santiago de Chile, pero finalmente desechó la idea.

Errázuriz, un religioso conservador, recibió hace una década una serie de denuncias sobre abusos sexuales, pero no sancionó a los acusados. "No lo creí", dijo a la prensa las últimas semanas.