Viena. Irán es un "caso especial" por el temor a que pueda estar desarrollando una bomba atómica, dijo este lunes el director del organismo de control nuclear de la ONU, mientras el mundo árabe trata de volver la atención de la agencia sobre el supuesto programa nuclear de Israel.

El embajador iraní ante la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA por su sigla en inglés) dijo que la capacidad nuclear israelí era la cuestión verdaderamente importante.

Esta semana se espera una votación del Consejo de Seguridad de la ONU sobre nuevas sanciones a Irán y el director general de la IAEA, Yukiya Amano, destacó que la república islámica está aumentado su enriquecimiento de uranio desafiando las resoluciones de la ONU que piden su cese y su fracaso para garantizar un acceso sin limitaciones a sus inspectores.

"También tengo que mencionar que Irán es un caso especial debido, entre otras cosas, a la existencia de asuntos relacionados con posibles dimensiones militares de su programa nuclear", dijo en la inauguración de un encuentro de la Junta de Gobernadores de la IAEA, compuesta por 35 países.

Pero el enviado iraní dijo que la agencia con sede en Viena debería centrar su atención sobre el archienemigo de Teherán en la región, Israel, que no ha firmado el Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear y se cree que es el único país que cuenta con un arsenal nuclear en Oriente Medio.

El debate se produce luego de una conferencia de la ONU que duró un mes en Nueva York para revisar el TNP, que puso la atención sobre Israel en un momento en el que está en el centro de la polémica por su ataque a una flotilla de ayuda humanitaria dirigida a Gaza.

"(Israel) es una grave preocupación de seguridad para la región y el mundo", dijo Ali Asghar Soltanieh a periodistas, criticando "los crímenes contra la humanidad en Gaza. Este tipo de violación del derecho internacional, además de su capacidad nuclear, es muy peligroso para la seguridad de todo el mundo", agregó.

Israel, al igual que India, Pakistán y Corea del Norte, no han firmado el TNP. El Estado judío dice que no puede tratar este asunto mientras muchos de sus vecinos sigan siendo contrarios a su existencia. No ha querido confirmar ni desmentir si tiene armas nucleares.

Al no formar parte del TNP, no ha tenido que renunciar bajo juramento a las armas nucleares ni recibir inspectores a sus instalaciones atómicas.

Irán, que es miembro del tratado, sí ha permitido cierto acceso a los inspectores de la IAEA, pero Occidente considera que quebranta el acuerdo y es un posible peligro nuclear.