El Cairo. Los Hermanos Musulmanes de Egipto llamaron el sábado a sus rivales a aceptar la voluntad popular, después de una primera ronda electoral que puso a su partido camino a ganar la mayoría de escaños en el primer Parlamento electo democráticamente en seis décadas.

Los resultados preliminares mostraron que los rivales liberales de los Hermanos Musulmanes podrían quedar como el tercer grupo político, por detrás de los ultra conservadores salafistas, en una tendencia vista en otros países árabes donde se abrieron los sistemas políticos por revueltas populares.

Los Hermanos Musulmanes son el grupo político mejor organizado de Egipto y son populares entre los más pobres por sus antecedentes en labores de caridad.

La agrupación, que estaba proscrita aunque era tolerada por el Gobierno de Hosni Mubarak, ahora quiere tener un rol en la formación del futuro del país.

Sus rivales acusaron al partido de los Hermanos, llamado Libertad y Justicia, de usar la entrega de medicamentos y comida para influenciar a los votantes y de romper las reglas electorales con el uso de grupos de influencia afuera de las estaciones de votación.

Los Hermanos les pidieron a sus críticos que respeten el resultado.

"Llamamos a todos, y a todos los que se asocian con la democracia, a respetar la voluntad de la gente y a aceptar su decisión", dijo el partido en un comunicado tras la votación en primera ronda.

El mundo está atento al resultado electoral para ver hacia dónde va el futuro de Egipto, la nación árabe más poblada y hasta ahora un firme aliado de Estados Unidos, comprometido en preservar su tratado de paz con Israel y la lucha contra la militancia islamista.

Los rivales políticos de los Hermanos Musulmanes dicen que éstos quieren imponer la sharia (la ley islámica) en un país que además tiene una gran minoría cristiana. Pero el grupo islámico insiste en que seguirá una agenda moderada si llega al poder.

"No entreguen sus derechos". Los partidos liberales intentaban evitar una fuga de los votos emitidos hasta el lunes y en dos rondas más de una elección escalonada que tomará seis semanas.

El Bloque Egipcio, una alianza de grupos liberales, publicó grandes anuncios en diarios para conseguir más apoyo.

"No disminuyan su apoyo (...) para alcanzar un Parlamento equilibrado que represente al pueblo egipcio y no entreguen sus derechos", decía el mensaje.

Como los Hermanos Musulmanes y los salafistas ultra conservadores tendrían una mayoría en la asamblea, los diarios debaten si se formará un bloque dominante.

Pero Nader Bakkar, portavoz del partido salafista al-Nour, dijo al diario al-Dustour que esa idea era prematura y que los resultados de la segunda y tercera rondas determinarían las posibilidades.

El nuevo primer ministro escogido por el Ejército, Kamal al-Ganzouri, prometió tener a su gabinete ya delineado el sábado, pero la agencia oficial de noticias MENA afirmó que ahora tendrá que repensarlo.

Varios nombres de nuevos ministros se filtraron a los medios locales el fin de semana y la televisión estatal listó a cerca de una docena de ministros del gabinete saliente que se mantendrán en sus cargos.