Washington. Después de un agitado proceso de nominación, en el que era considerada la segunda opción tras el ex secretario del Tesoro Larry Summers, Janet Yellen recibió el respaldo de los senadores demócratas más progresistas que la consideran más próxima y dudaban de las conexiones de Summers en Wall Street.

Así, la ex vicepresidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos se convierte en la primera mujer al frente del banco central estadounidense, en un momento en el que la economía interna parece consolidar el repunte y la tasa de desempleo, aunque muy paulatinamente, comienza a descender.

Los últimos indicadores muestran un crecimiento del último trimestre de 2013 del 3,2% del Producto Interno Bruto (PIB) y la tasa de desempleo cerró diciembre en un 6,7%, la cifra más baja en cinco años.

Antes estas circunstancias, la Reserva Federal (Fed) inició la progresiva retirada del multimillonario programa de compra de bonos, cuyo volumen a reducido de US$85.000 millones a US$65.000 millones en la reunión de esta semana, la última con Bernanke al frente.

"Creo que es un juicio justo decir que ella es quizá algo más paloma que Bernanke, que está más preocupada por el desempleo, y más dispuesta a tomar riesgos sobre la inflación", aseguró recientemente Ken Rogoff, economista de Harvard.

Las "palomas", en la jerga de la Fed, se refieren a los economistas que están especialmente enfocados en el desempleo, frente a los "halcones", más concentrados en controlar la inflación. Esas tensiones entre ambos "bandos" son características de las reuniones del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed, que es el que decide la política monetaria del país.

La Reserva Federal es uno de los pocos bancos centrales que cuenta con un doble mandato: fomento del pleno empleo y proteger la estabilidad de precios, por lo que se espera que Yellen no acelere el ritmo gradual de salida del estímulo marcado por Bernanke.

Aunque Yellen, de 67 años, será formalmente investida presidenta de la Fed en una ceremonia privada el lunes, desde este sábado se encuentra al frente del organismo, considerado el cargo más poderoso del país después de la Casa Blanca.

Su primera comparecencia pública será el próximo 11 de febrero ante el Comité de Asuntos Financieros de la Cámara de Representantes ante el que presentará el informe semianual sobre la situación económica de Estados Unidos.