Tokio, Andina. El gobierno de Japón ordenó la clausura temporal de una planta nuclear en el suroeste Tokio, como medida de precaución ante un intenso terremoto que podría sacudir el país en los próximos 30 años.

El primer ministro, Naoto Kan, señaló que un grupo de expertos se cerciorará de que la instalación nuclear de Hamaoka pueda soportar sismos fuertes y tsunamis, antes de que vuelva a entrar en funcionamiento.

Kan indicó que no se prevé que el cierre cause recortes en el suministro eléctrico.

Cientos de japoneses intentan ahorrar energía desde que una de las plantas nucleares del país fuera sacudida por el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo.

Desde el 11 de marzo cuatro centrales nucleares están no operativas desde que entraron en parada automática por el fuerte terremoto, lo que ha provocado una disminución en el suministro eléctrico en Japón.

Según la agencia Kyodo, un reactor de otra planta nuclear, la de Tsuruga (centro de Japón), no operará mañana por detectarse filtraciones de materiales radiactivos.

Las autoridades de la provincia japonesa de Fukui, donde se encuentra Tsuruga, sospechan de fugas procedentes de barras de combustible nuclear del reactor 2 de esa central, aunque en niveles no excesivos.