Ginebra. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consideró un “acto de justicia” la operación secreta que Estados Unidos llevó a cabo en Pakistán, dando muerte al líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y confesó, además, que este hecho lo hace sentir “aliviado”.


"Me siento aliviado de que se haya hecho justicia con este inspirador del terrorismo", respondió Ban Ki-moon a una pregunta sobre la intervención norteamericana en medio oriente que derivó en el asesinado de Osama Bin Laden.

Durante una conferencia de prensa, Ban argumentó a modo de justificación en torno al procedimiento realizado en Pakistán con el consentimiento del presidente norteamericano, Barack Obama: "Deben ustedes entender que toda la operación se realizó en condiciones muy difíciles y complicadas".

Por otra parte, el titular de la ONU también se refirió a las crisis que se viven en Siria y Libia -donde comandos de la OTAN intervienen militarmente contra el régimen de Moamar Gadafi-, y apeló a sus dirigentes para que permitan el acceso de la ayuda humanitaria a los civiles y cesen la represión.

"Me siento decepcionado de que nuestro equipo humanitario no haya podido aún entrar en Deraa", señaló Ban en referencia a los conflictos permanentes en Siria, cuyo presidente Bashar Al Assad ordenó reprimir las movilizaciones en su contra y derivó en la muerte de centenares de sirios durante el último mes.

Y respecto de Libia dijo: "He hablado con el primer ministro libio y le he dicho que deben dejar de atacar a los civiles, así como permitir el acceso de la ayuda humanitaria" a aquellos que la necesiten.

Además, agregó que el funcionario del gabinete de Gadafi aceptó recibir al enviado especial del secretario general, y que éste "irá a Trípoli lo antes posible".