La candidata presidencial de Fuerza 2011, Keiko Fujimori, instó este domingo a tomar con prudencia los resultados de las encuestas a boca de urna, que se darán a conocer a las 16.00 horas, y esperar el conteo rápido.

Subrayó que, en lo personal, esperará los resultados del conteo rápido que son más precisos que la boca de urna, que son encuestas que se realizan a la salida de los centros de votación.

Señaló que el optimismo está al tope en las filas del fujimorismo, y que esperarán con tranquilidad los resultados.

En el tradicional desayuno electoral del día de las elecciones, dijo que luego de votar en el colegio Polo Jiménez, de Surco, esperará los resultados en el hotel Bolívar, como ocurrió en la primera vuelta.

“Los últimos días han sido muy intensos, ha habido mucha polarización, creo que es importante esperar los resultados sobretodo de los conteos rápidos, que son mucho más precisos, no serán cien por ciento certeros, pero sí más que los de boca de urna, sabemos también que la votación de los peruanos en el extranjero va a ser fundamental”, afirmó.

La candidata inició la jornada electoral con un desayuno familiar, en su casa de Surco, acompañada de su madre, Susana Higuchi; de su esposa Mark Vito, de su hija Kaori, y sus hermanos Sachi y Kenji.

A diferencia de la primera vuelta, esta vez no estuvieron sus candidatos la vicepresdencia, Rafael Rey y Jaime Yoshiyama.

Keiko Fujimori también condenó el ataque narcoterrorista ocurrido este sábado en la noche en el Cusco, y que provocó la muerte de tres integrantes del Ejército.

“Es un atentado cobarde, mis condolencias a las familias, hay que lamentar que todavía haya este tipo de violencia, nosotros trabajaremos por la paz y por la tranquilidad de todos los peruanos, este atentado es un ataque directo a la democracia”, remarcó.

Señaló que este sábado no tuvo tiempo de visitar a su padre, el ex presidente Alberto Fujimori, recluido en la Diroes, pero que por amigos sabe que está bien y que espera tranquilo las elecciones.

Susana Higuchi, por parte, le deseó a su hija toda la suerte del mundo, y opinó que está preparada para gobernar el país.

Por su parte, Mark Vito Villanela, hizo un llamado a los peruanos a acudir a votar, y consolidar la democracia.

Aclaró que en caso de ganar las elecciones, no ocupará ninguna función pública, sino que regresará a su trabajo en una empresa privada, donde se encuentra de licencia.

En el desayuno, hubo los tradicionales tamales, chicharrones con camote, y juanes de gallina, un plato muy popular de la selva peruana; con una fuente de cecina, traído desde Pucallpa, según mencionó la candidata.

A ello se sumó café, te, fruta, y jugos de papaya y naranja.