California. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó este fin de semana un plan para mejorar la eficiencia energética e impulsar la producción y el consumo de la energía solar en el país, con el objetivo de reducir las emisiones de carbono y consolidar a su nación como "líder global" en el uso de esa fuente renovable.

"Nos estamos convirtiendo en un líder global en energía solar, pero tenemos más trabajo que hacer", declaró Obama en un discurso en Mountain View (California), donde apuntó al año 2020 como meta para apuntalar esa estrategia.

El mandatario, que anunció hace unos meses su meta de reducir en un 17% las emisiones de gases que ocasionan el efecto invernadero para 2020 con respecto a los niveles de 2005, anunció hoy una serie de iniciativas con las que espera contribuir a ese objetivo, clave para su promesa electoral de luchar contra el cambio climático.

Obama anunció una inversión de US$2.000 millones para reducir el consumo energético de los edificios federales, y 300 alianzas con docenas de compañías, entre ellas Apple o Google, que en total generarán más de 850 megavatios de energía solar, lo suficiente para alimentar 130.000 viviendas.

"Estos proyectos demuestran que hay formas rentables de combatir el cambio climático y crear empleo al mismo tiempo", aseguró el presidente desde un centro comercial Walmart de la localidad.

"A largo plazo, esto será bueno para la economía", añadió al rechazar los argumentos de quienes se oponen a las inversiones en energías renovables debido a su coste. "Y si no actuamos, el ascenso del nivel del mar, la sequía, los incendios, las tormentas graves; todo eso sí que será malo para la economía".

Los empleos en el sector de la energía solar aumentaron un 20% en EE.UU. en 2013, según Obama, que cree que la instalación de más paneles solares puede devolver al trabajo a los empleados de la construcción que quedaron en paro tras estallar la burbuja inmobiliaria.

"Cada cuatro minutos, otro hogar o empresa estadounidense pasa a estar alimentado por energía solar, y cada panel queda colocado por un trabajador cuyo empleo no puede estar en el extranjero", subrayóel mandatario.

Recordó, además, que el coste de un sistema de energía solar ha caído en un 50% en los últimos tres años, mientras que la generación de electricidad a partir de esa fuente en Estados Unidos se ha multiplicado por diez desde 2009.

Una de las acciones ejecutivas anunciadas permitirá al Departamento de Energía organizar programas de formación en 400 centros públicos de educación superior ("community colleges") de todo el país, con el fin de formar a 50.000 nuevos trabajadores de la industria solar hasta 2020.

Por otra parte, Obama promocionó su iniciativa para mejorar la eficiencia energética de los edificios del país en un 20% para 2020, a la que se han sumado varios estados, ciudades y organizaciones que implementarán esa estrategia en un área "equivalente a 17.000 campos de fútbol", según la Casa Blanca.