Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que no se siente "intimidado" por las recientes declaraciones de voceros de Estados Unidos quienes plantearon la necesidad de evaluar "herramientas" para encauzar al gobierno bolivariano en la dirección que considera correcta la Casa Blanca.

"Estamos sometidos a una agresión de Estados Unidos como no se veía en muchos años en América Latina. Nosotros hemos desnudado la agresión imperialista. Lo lamento mucho por el presidente (Barack) Obama, porque lo atraparon en un callejón sin salida, y ahora cree que su salida es huyendo hacia adelante y forzando un golpe de Estado en Venezuela. A mí no me intimidan las declaraciones de la Casa Blanca, yo soy hijo de (Hugo) Chávez y esta es la patria de (Simón) Bolívar", sentenció.

En un acto celebrado en el centro de Caracas, a propósito de conmemorarse el 156º aniversario de la Guerra Federal, donde conservadores y liberales de la Venezuela de mediados del siglo XIX combatieron por modificar el orden social establecido en la colonia, Maduro reafirmó que no cederá ante presiones imperialistas.

Esta jornada Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca, comentó en rueda de prensa con medios internacionales que el Departamento del Tesoro y el de Estado están siguiendo estrechamente la situación en Caracas y están considerando "las herramientas que pueden estar disponibles para conducir al gobierno venezolano en la dirección que consideran debe apuntar".

Tales juicios están relacionados con la detención la víspera del opositor alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, señalado por dirigentes socialistas de estar implicado en el fallido golpe de Estado revelado el pasado 12 de febrero por el presidente Maduro.