San Diego, EE.UU. El comandante de un grupo de marines de Estados Unidos que fueron fotografiados en Afganistán con lo que parece una bandera de las SS nazis concluyó que los soldados actuaron por ignorancia más que por fanatismo y no fueron castigados, dijo un portavoz del Cuerpo de Marines.

La indignación por la foto del 2010 difundida en internet amenazaba con convertirse en la última bola de nieve para el Cuerpo de Marines y al menos un grupo contrario a la discriminación pidió una investigación del Pentágono.

El portavoz de los marines Mark Oliva dijo que el comandante del equipo de francotiradores de élite implicado en el caso había investigado el caso y decidido que no requería acción disciplinaria.

"No se dieron cuenta de que se estaban asociando con algo que era racista, fascista", dijo Oliva. "Es una ocasión para educar a nuestros jóvenes marines" sobre la historia de los nazis y "el poder de los símbolos", agregó.

La foto muestra a 10 francotiradores armados y de uniforme flanqueando una bandera estadounidense encima de un cartel en azul oscuro que dibuja en blanco el símbolo con doble ese de la Schutzstaffel -el grupo paramilitar nazi que ayudó a Hitler a ascender al poder y perpetró algunas de las peores atrocidades del Holocausto.

"Vieron las 'SS' y lo asociaron con un 'scout sniper' (rango del cuerpo de francotiradores) en vez de con los nazis", dijo Oliva.

La foto fue tomada, aparentemente, en la ciudad de Sangin, en el sur de Afganistán, en septiembre del 2010 y atrajo la atención de la oficina del Inspector General de Marines en noviembre.

No está claro cómo tuvo conocimiento la institución de la foto, pero el entonces comandante de los marines en la instantánea decidió usar el caso para aprender de él.

"A todos los marines de la unidad se les recordó que un comportamiento tal no sería tolerado y otra exhibición podría conllevar un castigo", dijo el cuerpo en un comunicado.

Aún así, ya que el Departamento de Defensa está investigando un video que salió a la luz el mes pasado de marines orinando sobre los cadáveres de soldados talibanes muertos, la foto de las SS podría aumentar la indignación.