Asunción. Tras la realización de nuevos exámenes médicos practicados al presidente paraguayo, Fernando Lugo, se confirmó este domingo que el cáncer linfático detectado en agosto del 2010 se encuentra bajo control.

La noticia la brindó el médico personal del mandatario, Alfredo Boccia, quien indicó que luego de desarrollar estudios radiográficos al presidente no se le identificaron rastros de los tumores malignos en la ingle, vértebras y el tórax.

El doctor Boccia demostró su optimismo tras reconocer que no hubo crecimiento del linfoma maligno en el tórax, según publicó Prensa Latina.

Además, explicó que en las pruebas de este domingo intervinieron los médicos brasileños que atendieron al jefe de Estado paraguayo por cinco meses en el vecino país.