Tegucigalpa. De la manera más diplomática posible, Honduras, Guatemala y El Salvador (Triángulo Norte de CA) sostienen un pugilato con México, sobre la responsabilidad de cada país en el fenómeno migratorio que afecta a todas esas naciones.

Hay obvios puntos de vista encontrados entre ambas regiones, pues México considera que los delitos contra migrantes tienen origen en Centroamérica, mientras que el Triángulo Norte de CA sostienen que los secuestros y asesinatos de migrantes "suceden en territorio mexicano".

"Las cancillerías de Guatemala, Honduras y El Salvador... rechazaron las declaraciones del Subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Rubén Beltrán Guerrero, en las que asegura que los delitos contra los migrantes tienen su origen en Centroamérica".

La Cancillería hondureña emitió un comunicado de prensa en el que expresa que "las cancillerías de Guatemala, Honduras y El Salvador... rechazaron las declaraciones del Subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, Rubén Beltrán Guerrero, en las que asegura que los delitos contra los migrantes tienen su origen en Centroamérica".

El comunicado no fue compartido por Guatemala, horas más tarde, ya que asegura que no fue consensuado.

El documento afirma que "los gobiernos de la región consideran que este tipo de afirmaciones no abonan al espíritu de colaboración y corresponsabilidad necesario para hacer frente a la problemática que enfrentan los migrantes en tránsito hacia Estados Unidos".

Lo que dijo México. México realizó la semana anterior una gira por los tres países del Triángulo Norte de CA para dialogar sobre la temática que se tratará en Oaxaca, México, el 22 de enero de este año.

Al concluir este periplo el gobierno de México reclamó a Honduras, Guatemala y El Salvador asumir su parte de responsabilidad en los delitos contra inmigrantes en territorio mexicano.

En una conferencia de prensa Rubén Beltrán, subsecretario para América Latina de la cancillería mexicana, dijo además que "los ‘enganchadores’ (traficantes de personas), las células del crimen organizado no están en México. Están en Guatemala, Honduras y El Salvador".

A esa afirmación es que los tres países han respondido ayer mediante el comunicado, a pesar de que el vicecanciller azteca dijo que no es con recriminaciones como se solucionará el fenómeno.

Según el comunicado divulgado por Honduras, los países "asumen su responsabilidad y se comprometen a combatir el crimen organizado y el tráfico ilegal de personas en sus territorios".

Pero al mismo tiempo le recuerdan a México que "los secuestros y violaciones a los derechos humanos de los migrantes denunciados por las cancillerías centroamericanas sucedieron en territorio mexicano".