Ciudad de México. El representante del Alto Comisionado de las naciones Unidas para los Derechos Humanos, Javier Hernández Valencia, afirmó que el uso de la fuerza en México debido a labores de seguridad pública es legítimo, pero al mismo tiempo, ha supuesto un escalamiento de la violencia en la confrontación.

“Si ese escalamiento se da sin controles de derechos humanos, lo que vamos a tener siempre” son transgresiones a las garantías de la población y del debido proceso judicial en contra de sospechosos y criminales, señaló en un entrevista realizada por el diario El Universal.

Hernández Valencia considera que ante esto, al no existir los mecanismos de rendición de cuentas, la violación de las garantías no son transparentadas ni llevadas al orden civil, lo cual genera una “costra” de los sistemas de ocultamiento de la fuerza puesta en línea de combate.

Al mismo tiempo, explicó que de no corregirse esto de manera pronta, se van acumular una serie de hechos que van a terminar en la impunidad y en las prácticas que van a ser acendradas en las fuerzas públicas, porque no hay castigo.

El representante de la ONU advierte de lo complicado y peligroso que resulta desplegar unidades que han tenido funciones tradicionales de patrullaje e infraestructura de seguridad nacional, en tareas de calle.