La Paz. El presidente Evo Morales expresó este domingo la esperanza de que el gobierno chileno de Michelle Bachelet, quien asumió hace dos semanas, pueda viabilizar una solución pacífica a la centenaria demanda marítima de Bolivia, que en abril de 2013 ingresó a los estrados de la Corte Internacional de Justicia de La Haya después de más de 100 años de infructuoso diálogo bilateral.

En su discurso por el Día del Mar, el mandatario recordó que el ex dictador chileno Augusto Pinochet ofreció un corredor y zona marítima a Bolivia, aunque las negociaciones, en las que también participó Perú, no prosperaron.

"Si un dictador como Pinochet propuso una salida al mar para Bolivia en los años 70, esperamos un gobierno democrático socialista pueda hacer realidad este derecho en pleno siglo XXI", dijo. En 2006, Morales y Bachelet, en su primer mandato, establecieron una inédita agenda de diálogo de 13 puntos que incluyó, por primera vez, la reclamación marítima de Bolivia.

De acuerdo a la perspectiva boliviana, la demanda busca canalizar una negociación con Chile para que el país altiplánico recupere la salida soberana al océano Pacífico que perdió en 1879.

Las expectativas sobre una posible solución al diferendo marítimo se diluyeron con la llegada al poder de Sebastián Piñera a la presidencia de Chile. La decisión del gobierno boliviano de llevar su demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya terminó por agudizar la situación.

De acuerdo a la perspectiva boliviana, la demanda busca canalizar una negociación con Chile para que el país altiplánico recupere la salida soberana al océano Pacífico que perdió en 1879.

"A fines del siglo XIX intereses expansionistas y colonialistas impulsados por empresas extranjeras enfrentaron a nuestros pueblos, donde miles y miles de hombres murieron, todos victimas del horror de la violencia bélica y la codicia de las empresas. La ambición de la oligarquía chilena, los capitales ingleses enfrentó a tres países hermanos vecinos Bolivia, Perú y Chile', recordó Morales.

Sin embargo, "hoy a comienzos del siglo XIX en nuestra misma América soplan otros vientos, somos un continente sin guerras ni confrontaciones, que buscamos solución pacífica a la injusticia histórica", dijo.

En ese marco, el mandatario boliviano señaló que con Chile "debemos ser capaces de resolver un centenario problema que atormentó a nuestros padres y abuelos, pero que podremos salvarlo y enseñarlo a nuestros hijos y nietos como el mejor regalo de paz y buena voluntad de pueblos hermanos".

A contramano, el canciller chileno, Heraldo Muñoz, dijo que si Bolivia no hubiese interpuesto la demanda contra Chile en la Corte de La Haya, su país habría estado dispuesto a reponer una agenda que incluyese la aspiración marítima del país andino amazónico.